Fecha: 2018-02-07 07:01:39


Robos reiterados

Vecinos de Pereyra Rozas dicen que padecen al menos un robo por día


7 DE FEBRERO 2018 - 00:00 Si bien hay presencia policial, aseguran que no es suficiente. El lunes hubo dos robos que caldearon más los ánimos. Además piden urgente el desmalezado en la zona.

Los vecinos del flamante barrio Pereyra Rozas siguen de penuria en penuria.

Después de haber luchado para que les entreguen el loteo en condiciones para construir y que Nación les actualice el monto del crédito Procrear, porque había quedado desfasado por la inflación, la gente del barrio tiene que lidiar con una ola de robos, hurtos e inseguridad que se desató en los últimos tiempos en la barriada de la zona norte.

Los vecinos tienen un grupo de whatsapp por el cual se comunican las inquietudes comunes. En los últimos tiempos aumentaron considerablemente los mensajes de alertas por robos en las viviendas.

Este es un barrio en construcción. Algunos ya viven y muchos están en plena etapa de armado de sus viviendas. En ese limbo, muchos aprovechan.

Los artículos preferidos de los delincuentes son los materiales de las obras (hierros, bolsas de cemento) y las herramientas de los obreros.

Ingresan al predio y se esconden en los yuyales que hay, porque con las lluvias tienen más de dos metros de altura. "Roban, dejan las cosas ahí tiradas si es que ven gente y después las vuelven a buscar", explicó uno de los referentes del barrio, al comentar el modus operandi de los delincuentes.

Otros atacan a las viviendas que ya están habitadas y que tienen electrodomésticos y otros objetos de valor.

"Aún no sabemos con qué herramientas cuentan, pero cortan los barrotes de las rejas e ingresan a saquear las casas. Disponen además de información para quedarse el tiempo necesario para sacar electrodomésticos, elegir la ropa y todo lo que consideren de valor", dijo Sebastián Muñoz. Vecino al que le entraron ladrones cuatro veces en su casa en lo que va de su corta estadía. Dijo que sí hay presencia policial en la zona, pero que es insuficiente.

El presidente del centro vecinal del barrio Pereyra Rozas, Sergio Agero, le dijo a la prensa que tras una reunión en el Ministerio de Seguridad se asignaron patrullajes, aunque advirtió sobre lo grande que es el barrio, con un escenario de obras en construcción e innumerables accesos.

Para tener una idea, el predio tiene una superficie de 90 hectáreas, aproximadamente, por lo que cuesta que los policías que vigilan la zona puedan con todo.

Los prejuicios se entreveran con la desesperación y hacen que las sospechas corran como un reguero de pólvora, en todas direcciones. Los vecinos se miran entre ellos, a los muchachos de la construcción, a los vendedores ambulantes y hasta a los policías.

"Llegamos al punto de que no queremos salir de la casa por miedo a que nos desvalijen. Ayer (por el lunes) hubo dos robos, uno de ellos a las 18. Todos los días hay un robo y yo no sé cuál es la solución", dijo Violeta Paputsakis.

Parece que la ola de saqueos se va moviendo lentamente y ahora le tocó a la zona cercana a la estación de servicio ubicada sobre la colectora de avenida Bolivia.

La manzana 608 B es a la que apuntan por ahora los delincuentes y es precisamente la que tiene una huida rápida para la autopista.

Antes fueron las manzanas del fondo, por lo que se puede inferir que los hechos delictivos se van trasladando paulatinamente.

El relato de un robo
El último hecho se registró en la casa de Carlos Carbonaro. El hombre contó: “Yo regresé a la noche, como a la 1. Los delincuentes habían cortado las rejas del fondo, parece que con una amoladora, y entraron por la puerta de atrás. Me revolvieron la casa, se llevaron un LCD, plata que tenía, prendas de vestir y sábanas que utilizaron para envolver el televisor”, dijo.

Fuente: El Tribuno Salta