Fecha: 2018-01-07 12:03:30


La “Carrera del Siglo” entre Salta y San Lorenzo, en 1968


Entre los Ford, los Chevrolet y Dodge, largó un Rolls Royce, un Alfa Romeo y un Grahm Paige americano.

Esta recordada competencia de autos antiguos se realizó hace cincuenta años entre Salta y San Lorenzo. Su organización, a cargo del Club Salteño de Regularidad, culminó el domingo 7 de enero, cuando 29 “catraminas” partieron simbólicamente rumbo a San Lorenzo, de Belgrano y Mitre.

Por entonces, el camino a la villa veraniega era por Belgrano hasta Siria. De allí hasta la subida de San Cayetano donde comenzaba el ripio hasta San Lorenzo. La meta, el balneario Las Lomitas.
La largada simbólica fue desde Belgrano y Mitre pero la efectiva desde Siria y Entre Ríos. Por eso, desde temprano la Belgrano era un mundo de gente con autos viejos. Todos querían mostrar su “catramina” pero solo una treintena de pilotos largaron aquel domingo.

Tombolito

El cronista designado por El Tribuno para cubrir la “Carrera del Siglo” fue Tombolito, quien con su característica forma de escribir, dejó “Así lo vi yo”, una nota que decía: “Vea, yo no debiera abrir la boca ni para comer. Todavía andaba medio averiado del accidente vitivinícola de Calixto Gauna, cuando ayer se me ocurrió pasar por el diario y preguntar por la largada de la carrera. Ahí nomás me agarró el jefe de Redacción y me dijo: ‘Ya que vas para ese lado hacete la crónica y prestale atención al auto Nº 2’. Yo reaccioné como corresponde a todo varón que sabe hacer respetar sus derechos....Y me fui a hacer el trabajito. La Belgrano parecía que estaban regalando juguetes. Le juro que cuando sentí el rugido de los motores me agarró la comezón del vértigo y sin esperar a nadie me largué con mi chata rumbo a San Lorenzo. Como mi ‘catra’ es techo de lona y minga de vidrio, el fotógrafo iba meta llorar y pidiendo a los gritos que baje la velocidad, pero yo iba fierro a fondo nomás. En medio de la trepada paramos para mirar para atrás. Por la polvareda que divisamos, ya habían largado. Arrancamos a todo lo que da, y no paramos hasta Las Lomitas.
Ni tiempo para bajar nos dieron las cafeteras porque ya estaba llegando el primero. Luisito Magna (fotógrafo) alcanzó a desenredar el flash y en el acto le apuntó a un cascajo que se le venía encima. Pero no era un corredor sino Arturo Giménez, el fotógrafo del Intra, que llegaba en su jardinera a motor. Pero ahí nomás, en medio de la polvareda, llegó el puntero: el Forcito Nº 11 de Ambrosio Cruz, que dobló como si lo correteara la cana. Él y el gordo que lo acompañaba tardaron más en bajarse del auto que hacer Salta - San Lorenzo. Después, según lo dispuesto, se tiraron a la pileta y el agua rebalsó. Y ahí nomás llegó el Nº 2, un Ford T, con Roberto Romero (h) con el ‘loco’ Toledo de copiloto que venía mateando para no aburrirse. Y claro, como es el hijo del Dire, Luisito Magna le sacó fotos de los cuatro costados y hasta se subió a una tala para sacarle de arriba hasta que un enjambre de avispas coloradas lo bajaron a puro aguijonazos por chupamedia. Después, un manchancho. Llegaron el 10 de Juan Ahuerma, el 12 de Miguel Casares, el 14 de Lázaro Fernández, el 15 de Angel Pérez, el 18 de Sergio Gauna, el 19 de Oscar Peñalba, y el 7 de Popeye”.

Parque cerrado

El parque cerrado era un desparramo de gente. Unas criaturas divinas, encantadas y a los grititos saludaban a cada coche que llegaba. En fin, por ahí llegó el jujeño Hugo Cuevas que ganó la categoría “C” con un Ford 30; en la “B” ganó “Popeye” con Chevrolet 27, y en la “A” el changuito Romero, representante del diario por si no lo saben. Todo estuvo muy lindo y si hacen otro me anoto. Amén (Cronista de Turno).

Ingresa a Las Lomitas, el Ford “T” 24, de “Bitito”.

Los 29 corredores de la gran competencia

Hoy resulta interesante repasar la lista de los corredores de hace cincuenta años. Muchos aún están “vivitos y coleando”, pero lamentablemente otros quedaron en el camino de la vida. Solo dos compitieron a cara tapada o con seudónimos: “Bitito” (Categoría “A”) en un Ford “T” modelo 1924, y “Popeye” (Categoría “B”) en Chevrolet modelo 1928. El resto lo hizo a cara descubierta:

Categoría “A”: Roberto Romero (h), Ford “T” 1925; Edmundo Pieve, Ford “T” 1925; Angel Issa, Ford “T” 1925.
En Categoría “B”: Gonzalo Nieto, Ford 1927; Néstor Espinosa, Nash 1926; Eduardo Erazu, Ford 1927, y Edgardo Álvarez, Chevrolet 1927.
En Categoría “C”: Juan Ahuerma, con un Grahm Paige 1930; Ambrosio Cruz, Ford 1929; Miguel Casares, Ford 1930; Carlos Centola, Studebaker 1929; Lázaro Fernández, Ford 1929; Angel Pérez, Alfa Romeo 1928; Luis Arjona, Ford 1929; Sebastián de la Cuesta, Ford 1930; Sergio Gauna, Ford 1930; Oscar Peñalva, Ford 1930; Raúl Chaya, Ford 1930; Oscar Ibarra, Chevrolet 1930; Valentín Isola, Plymouth 1930; Jorge Filipovich, Ford 1930; Vicente Córdoba, Dodge 1930; Julio Guzmán, Chrisler 1928; Hugo Cuevas (Jujuy), Ford 1930; José Fuentes, Chevrolet 1930; Pedro Villa, Rolls Royce 1928, y José Abos, Ford 1929.


 

Ganadores Categoría “A”. Roberto Romero (h) y Carlos Toledo

Fuente: Diario El Tribuno