Fecha: 2018-01-07 12:02:25


Tartagal

Revolución por una movida cultural


El “Chaqueño” Palavecino, embajador del norte, filmó dos videoclips en su ciudad.

La capilla de La Loma, el santuario Virgen de la Peña y la plaza General San Martín, son todos lugares emblemáticos y de acendrado orgullo para los tartagalenses.

Pos eso mismo, estos lugares fueron elegidos por el famosísimo Oscar “El Chaqueño” Palavecino para realizar dos videoclips.

Los mismos fueron filmados durante una intensa jornada de trabajo de camarógrafos, fotógrafos y editores y serán presentados durante su espectáculo en el Festival de Cosquín, según anticiparon a los curiosos y a la prensa que se llegó a los lugares mencionados para conocer qué es lo que estaba pasando.

El gran despliegue, en un día del típico verano norteño, sorprendió a los tartagalenses y a las autoridades locales, como a la mismísima directora de Cultura, Claudia Sánchez, quienes enterados de los motivos de semejante despliegue agradecieron “el gesto de este hijo dilecto de Tartagal, que tanto nos enorgullece y que mostrará estos lugares por los que guardamos un especial afecto, en el escenario más importante del folclore de nuestro país, como es Cosquín”.

“Por eso nuestro profundo agradecimiento a Oscar es cada vez más grande, enorme”, expresó la funcionaria.

Una de las postales en las que Oscar se mostrará con sus músicos se tomó en la cima de una de las serranías del oeste detrás de Villa General Güemes, en la capilla de La Loma.

Templo franciscano

Se trata de un antiguo templo levantado por los curas franciscanos que llegaron al norte a evangelizar a las comunidades ancestrales y originarias.

Nunca nadie pudo explicar por qué motivos los franciscanos eligieron ese lugar tan alejado para levantar el templo (posiblemente porque allí residían algunas comunidades originarias).

Lo único cierto es que se construyó con ladrillos de barro cocido y logra sortear el paso del tiempo prácticamente inalterable.

En los alrededores se construyó hace pocos años un anfiteatro, cuyas gradas se hicieron íntegramente en piedras de la zona, por lo que representa uno de los lugares más atractivos de Tartagal y desde el cual se puede apreciar prácticamente toda la ciudad.

Otra de las tomas que seguramente llamará la atención de los foráneos incluye un árbol de mango cargado de frutos, ubicado en la plaza San Martín, la principal de la ciudad.

Fuente: Diario El Tribuno