Fecha: 2017-11-22 13:52:00


La capilla de El Chamical, una reliquia histórica


Quienes visitan la capilla de El Chamical quedan fascinados por su arquitectura colonial.

"Es humilde hasta el extremo, rodeada de un campo de cruces con orígenes tan lejanos como ellas, nadie diría al verla que se ha convertido en monumento nacional (7 de junio de 1944 ) por haber guardado alguna vez los restos del General", Bernardo Frías.

Aquellos viajeros que visitan la capilla de El Chamical quedan fascinados por su arquitectura colonial española primitiva y por la naturaleza que la rodea. Sus paredes amarillas resaltan en medio del verdor de los cerros.

Recientemente se declaró a El Chamical como un pueblo auténtico y la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos del Ministerio de Cultura de la Nación anunció la recuperación de la iglesia y de varias casas históricas allí.

Historia

La capilla esconde un pedazo de la historia de Salta, de la Argentina y de América Latina. Ahí fue enterrado el hijo más gaucho que tuvo esta provincia: el general Martín Miguel de Gemes.

Cuentan los pobladores que la iglesia data de 1818. Está ubicada sobre el recorrido del antiguo Camino Real y el lugar era posta de carretas. Entre sus paredes supo sonar como un estruendo la voz de Gemes. La usó de oratorio. Ahí reunía a sus gauchos de la zona de Finca La Cruz, donde estaba el cuartel general de la guerrilla gaucha que hostigaba día y noche al invasor español, haciendo pesar el valor de sus jinetes, el filo de sus lanzas y el estruendo de los sables. La Cruz era la casa y el fuerte del general y donde algunos historiadores señalan que tenía lugar el adiestramiento de las milicias gauchas. La iglesia fue reconstruida por orden de Gemes, que según varios estudios era muy devoto. Fue un lugar consagrado donde descansaban los restos de los soldados gauchos que hasta ese entonces "eran enterrados debajo de los árboles".

El domingo 17 de junio de 1821, bajo la sombra de un cebil colorado, se apagó la vida del general G–emes que combatió en la gesta que liberó al continente.

Al día siguiente fue enterrado por sus seguidores en ese lugar "bajado a sepultura abierta en suelo virgen".

En 1823 el gobernador José Ignacio Gorriti, convocó a sus amigos para rendirle honores. Ese día, acompañado por las autoridades, Gorriti salió rumbo al Chamical, de donde trajo a Salta los restos de Gemes para inhumarlos en la Catedral de Salta donde hoy descansan en el panteón de las Glorias del Norte.

Testimonios

La historia de la capilla es la misma historia sencilla de otros tantos edificios que quedaron como símbolo de un pasado de heroísmo. 
“Es un lugar bello, donde se disfruta la naturaleza y la tranquilidad”, manifestó Mercedes, una turista de Puerto Madryn que visitó El Chamical. “Lo mejor es la hospitalidad de la gente y la cultura, ya que allí descansaron los restos del general Güemes. Es un paraíso cerca de la ciudad”, sostuvo Alberto, otro turista.

Fuente: Diario El Tribuno