Fecha: 2017-10-03 11:36:35


“Salta es pasado, presente y futuro del folclore argentino”


El armonicista rosarino Franco Luciani llegará a nuestra provincia el 14 de octubre para recorrer su última producción y otras propuestas.

El armonicista rosarino Franco Luciani llegará a nuestra provincia el 14 de octubre para recorrer su última producción y otras propuestas. La cita será a las 21:30 en la Sala Dávalos de la Casa de la Cultura (Caseros 460) Desde Buenos Aires y a pesar de la lluvia, el músico dialogó con El Tribuno sobre su octavo disco, la música argentina y el centenario del nacimiento del Cuchi Leguizamón, entre otras cosas.

¿Cuál es para vos la diferencia entre “Anda en el aire” y los siete anteriores?

Este disco, “Anda en el aire”, es un punto de inflexión en mi carrera. Muchas cosas se mantienen, porque uno es uno y así debe ser, pero es un disco con una formación y una sonoridad nueva. Este proyecto lo comencé de cero y le puse un final de momento a los proyectos previos. Este trío, con Pablo Motta en contrabajo y Leonardo Andersen en guitarra, es una posta. Aunque el camino es el mismo, es un empezar de nuevo. No sólo tiene nuevos músicos que además tiene esa faceta de cantar, que la destaco siendo muy consciente de mi voz cantante de la armónica, qué es con lo que construí mi carrera. Pero me siento muy feliz de haber tomado la decisión de graficar con mi voz algo que confieso que me venía pasando por lo menos interiormente. Las tocaba me daban ganas de cantar la canción. En este disco se ve eso. En algunos temas canto toda la letra, en otros sólo un estribillo. Eso me gusta también: cantar sólo una parte que resuma en la selección que hago de la poesía, la idea general del tema. Eso es algo nuevo y fue muy bien recibido. Eso me da mucha confianza. Cuando uno tiene todo un camino hecho con algo y se mete con otra cosa, nunca es fácil. Porque el parámetro de la armónica me ha desarrollado la carrera y debo decir que me encontré con un muy buen recibimiento de mis colegas, de la prensa y de la gente. Me da mucha alegría. Creo que la voz es algo que ha llegado para quedarse. Mi esencia como instrumentista es la armónica, pero también estoy muy feliz de poder ofrecer la lírica, la poesía desde mi propia voz.

¿No sólo abordás folclore y tango, también incluís a Spinetta y temas propios?

El repertorio tiene ciertas novedades, pero no tan distantes a las de otros discos, porque no es la primera vez que incluyo composiciones mías, aunque sí es verdad que en este caso hay más. Tampoco es la primera vez que me abro a otros géneros. La esencia es el recorrido por la música argentina. Está una obra de Spinetta, a quien considero un gran creador de canciones argentinas, como al Cuchi Leguizamón, Piazzolla, Troilo, Yupanqui o tantos otros. Las obras de Spinetta están dentro de las hermosas y grandes piezas de nuestro cancionero popular. Por eso la incluí, para mostrar también que la canción tiene una unidad más allá de los géneros, porque hasta una melodía como el segundo movimiento del Invierno de Vivaldi, que también está incluida en el disco, como presentación, más allá del formato y el lenguaje de la estética clásica, se puede pensar como una canción. Nuestra elección es un viaje y algunas incursiones pensando todo bajo el concepto de la canción.

¿Qué implica para vos volver a Salta en el centenario del Cuchi?

Estoy muy feliz de volver a Salta, estoy muy feliz por el presente del Cuchi Leguizamón. Eso habla de su arte, de lo eterno de la obra hecha por este grande. Ver a todo el país y a todos los colegas defendiendo el arte, en un momento difícil del arte no solo en Argentina sino a nivel mundial. Hay una resistencia, porque mantenerlo vivo al Cuchi hoy por hoy es una resistencia, definitivamente. Defender su arte, su integridad, que va mucho más allá de la música exclusivamente. Así que me da mucha felicidad volver al lugar donde se hizo recientemente el homenaje. Aparte hay otro detalle: estoy muy contento de pensar desde estos cien años del Cuchi Leguizamón. Pero para mí ir a Salta, cualquiera sea el momento, siempre es pensar en el Cuchi, en las calles en las que vivió, creo. Siempre Salta es el Cuchi Leguizamón.

¿Cómo ves a los creadores de ayer y hoy en nuestra provincia?

Me parece que Salta es definitivamente hablar de folclore y de formatos muy diferentes, los cuales festejo. Salta es la baguala, esa manera prehispánica de nuestro folclore del canto con caja, es los cuartetos vocales desde los comienzos con Los Fronte, con Los Chalcha y con toda la herencia, es el Cuchi, es el Dúo Salteño. Salta es un pasado, un presente y un futuro del folclore argentino. Si bien no es exclusivo, porque todo nuestro país es música, Salta es una de las provincias más identificadas con el folclore, junto a Santiago del Estero y Tucumán principalmente. Salta es una zamba entre otros géneros, por citar sólo uno, pensar en Salta es pensar en una chacarera, en una canción folclórica. ¿Quién no va a Salta y quiere disfrutar de una comida típica, con música y danzas tradicionales? Se da por decantación y es algo que se ha ganado Salta en su desarrollo cultural, en la historia de nuestro país.

Fuente: Diario El Tribuno