Fecha: 2017-09-20 14:52:19


¿Por qué es importante conocer qué es el ciberdelito?


Especialistas pasaron por la ciudad para disertar sobre delitos cometidos a través de internet y contaron los peligros de la falta de información.

Ante la creciente cifra de casos de ciberdelitos que se registran en el mundo donde Argentina y Salta no son la excepción, especialistas en delitos informáticos pasaron por la ciudad para capacitar a policías y operadores judiciales en la materia.

Ezequiel Sallis, titular de la División Análisis de Investigaciones Especiales, perteneciente a la Superintendencia de Delitos Tecnológicos de la Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, remarcó a LA GACETA que el principal obstáculo es la falta de conocimiento y entendimiento del problema por parte del común de la gente, incluso por encima de la dificultad propia que la tecnología le otorga a este tipo de delitos a la hora de investigarlos.

En ese sentido destacó la importancia de las capacitaciones ya que “no todo lo que ocurre  se denuncia”. La misma idea sostuvo el director Ejecutivo de Asociación Civil Faro Digital, Ezequiel Passeron, para quien la falta de denuncias es por desconocimiento y desinformación.

“Es súper bajo el nivel de concientización, dimos charlas en Salta y cuando consultábamos cuántos conocían de esos delitos, de 200 personas tres o cuatro, no más, sabían”, contó Passeron al destacar que primero hay que saber identificar a los delitos y comportamientos delictivos, lo que se logra con campañas de concientización en la calle y en televisión. Además, señaló que el acceso a información está condicionado al nivel de ingresos socioeconómicos por lo que el Estado debe velar por acortar esas brechas.

LEE MÁS: el juez de la Corte de Salta, Fabián Vittar, contó la situación de Salta

Sallis consideró que existe una política estatal para avanzar en eso y que desde hace algunos años que se está capacitando jueces, fiscales, operadores judiciales, policiales a través de la Justicia, la policía y el Gobierno de la ciudad para conocer los aspectos esenciales del funcionamiento de internet.

Uno de los grandes obstáculos: la prueba

Quien más conoce acerca de la persecución de estos delitos es el fiscal Horacio Azzolin, titular de la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI), perteneciente a la Procuración General de la Nación.

“Es súper bajo el nivel de concientización, dimos charlas en Salta y cuando consultábamos cuántos conocían de esos delitos, de 200 personas tres o cuatro, no más, sabían”, dijo Passeron.

En diálogo con este medio señaló que se trata de delitos que “cuando uno cree que lo está empezando a manejar, cambia, es muy dinámico y es difícil estar al día”, además se resaltar que las pruebas a veces se pierden, pero que cada vez menos porque la gente empieza a ser más consciente del problema.

“Nos falta desarrollar nuestros modelos de investigación para que funcionen mejor”, indicó el fiscal y apuntó a la legislación: “a nivel Código Penal estamos mejor, al Procesal le falta mucho pero nunca van a estar al cien por cien actualizados, por eso hay que pensar en cláusulas bien generales que se puedan adecuar a los cambios de tecnología”, lo que ejemplificó con que no conviene hablar de un programa específico de mensajería como Whatsapp sino de “mensajería o comunicación”.

La idea es compartida por Sallis, quien se encarga del tema en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y quien opinó que “hay que trabajar continuamente con la infraestructura, mejorarla e ir de la mano con la capacitación”.

“El crimen organizado hace tiempo que está utilizando la tecnología como aliada para sus maniobras delictivas”, aseguró Sallis.

Debido a que también piensa que la evidencia digital es muy volátil, afirmó que debe invertirse en los mecanismos adecuados para tratarla, identificarla, adquirirla, analizarla y resguardarla. “Hace falta reformas en los Códigos Procesales, es el punto donde más foco hay que poner para agregarles dinámica e inmediatez.

Las organizaciones criminales se esconden detrás

“El crimen organizado hace tiempo que está utilizando la tecnología como aliada para sus maniobras delictivas”, aseguró Sallis y en consonancia se expresó Azzolin al decir que “hay organizaciones detrás de esto, se nota, algunas tradicionales que mudaron parte de sus operaciones a internet y otra veces son organizaciones nuevas que se abocan solo a la web”.

Ambos especialistas coincidieron en que lo que más se da es la promoción de material pornográfico infantil, grooming y amenazas por medios digitales que obedecen a un modelo organizado muy fuerte y poderoso y que esta clase de delitos son iguales en todo el mundo. “Un ramsomware (virus) ataca igual en Salta que en Estados Unidos, no importa mucho donde estés ubicado y eso cambia mucho el juego por los problemas son globales”, dijo Azzolin.

¿Qué ciberdelitos existen y en qué consisten?

La cooperación internacional pasa así a ser una tarea clave en el combate y, según el fiscal, existe una especie de acuerdo general, por lo menos desde el discurso, de los países de comprometerse.

La familia como clave

La ONG que dirige Passeron estudia el impacto de la tecnología digital en la sociedad en términos de comunicación, educación y tecnología. “Tenemos un enfoque social del tema que busca alentar a los adultos para empezar a involucrarnos porque son temas reales, actuales, de la convivencia en la sociedad; queremos achicar la brecha generacional para que los padres estén cerca de los chicos en casos de ciberbulliyng, grooming, sexting, etcétera”, explicó.

“No todo lo que ocurre  se denuncia”.

Por eso insistió en que los padres, madres y docentes deben entender que lo digital no es una amenaza sino que puede ser una posibilidad de acercarse nuevamente a los chicos. “Si como padre estás cerca de tu hijo, cuando él tenga un problema te lo va a contar, pero si nunca en tu vida le preguntaste lo que le pasa en esa plataforma, el chico no lo va a hacer”, indicó.

Otro factor común que suele darse en los núcleos familiares, según el especialista, es que los adolescentes siempre piensan que no les va a pasar a ellos y los padres no se enteran hasta que les sucede a sus hijos y que, además, siempre tienen la excusa de que no sabe de tecnología y que por ello no se meten.

“La solución es siempre el diálogo, es como la madre que le pregunta al hijo por el fútbol para generar empatía, y poder luego, hacer las preguntas que quiere de verdad; ahora hay que preguntarles qué video vieron en Youtube y de ahí profundizar desde el vínculo”, sugirió.

Fuente: La Gaceta Salta