Fecha: 2017-09-13 10:20:11


Milagro para el mundo

Para el Milagro, quieren evitar que los perros acompañen las peregrinaciones hasta la Capital


Proteccionistas desarrollaron un proyecto para retener a los animales en su comunidad e identificar a los que caminen con los peregrinos con un color determinado, nombre de su localidad y teléfono de contacto.

“Hagamos un Milagro” se llama el proyecto que ideó la joven Carla Berkhan, proteccionista independiente, para evitar que lleguen perros con las peregrinaciones a la Capital y queden abandonados después de la procesión. La mayoría de los canes que acompañan a los fieles del interior son callejeros o vagabundos y empiezan a seguir a la columna de gente a lo largo del camino. Si no son identificados, se suman a los más de 80 mil perros callejeros y vagabundos que ya hay en Salta.
“La idea del proyecto es evitar el desarraigo, el abandono y el sufrimiento de los animales. Muchas veces llegan perros con los peregrinos y quedan abandonados. Lo único que hace esto es colaborar con la superpoblación de animales que tenemos”, observó. El proyecto comenzó este año y muchísima gente se sumó. “Esperamos que tenga buenos resultados para repetirlo los próximos años”, dijo.
El objetivo es que los fieles de cada localidad les pongan a los perros que vienen con ellos una cinta en el cuello de un color que fue previamente asignado (ver recuadro). El lazo, además, debe tener anotado el nombre del pueblo o ciudad de donde provienen y un teléfono de contacto para facilitar la devolución. 
Los peregrinos de lugares que no figuran en la lista deben colocarles a los animales una cinta naranja con información sobre la procedencia y un teléfono.
Para los perros que llegan a la Capital, en la plaza 9 de Julio hay un puesto de la cartera de Bienestar Animal, a cargo del director, David Ferri. También hay puntos de atención en los accesos a la ciudad con profesionales veterinarios. “Llegan deshidratados y con las patitas lastimadas. Es muy triste”, contó Carla.
Para evitar que los animales se sumen a la peregrinación, en cada localidad un grupo de voluntarios de “Hagamos un Milagro” (así se puede buscar el proyecto en Facebook) se encarga de retener a los perros vagabundos y callejeros. Otros, a lo largo del camino, los identifican. Con los números de teléfonos se gestionará la devolución a través de la intendencia de donde provenga el animal. 
Carla es encargada de la peregrinación de Atocha. “Compramos collares, sogas, alimento y agua para retener a los perros. Esperaremos entre dos y tres horas después de que salga la peregrinación. Es fundamental que los dueños de perros los guarden y los entretengan por unas horas”, pidió.
“El año pasado fue muy desorganizado. Como se pusieron cintas de un solo color, no sabíamos de dónde eran los perros para devolverlos”, contó. Carla comenzó a publicar su idea en los diversos grupos proteccionistas de Salta y muchos se sumaron, entre ellos la Fundación San Roque. En Campo Quijano, por ejemplo, hay un grupo de casi 55 personas a cargo de este trabajo.
“Hace falta concientización de la gente. Los perros no son de los peregrinos, son perros vagabundos que se van sumando. La idea es que llegue la menor cantidad posible de animales”, explicó.

Peregrinos a caballo

Otro aspecto del Milagro que preocupa a las proteccionistas de animales es que algunas peregrinaciones, como las de La Viña, San Carlos y Santa María (Catamarca), se hacen a caballo. 
“Los caballos están acostumbrados al campo. Acá hay mucho ruido. En la ciudad sufren tanto ellos como los perros de los pueblos. Los peregrinos a caballo son bastantes y deben tomar conciencia”, evaluó Carla.
Es fundamental que los jinetes lleguen a la ciudad con los recursos necesarios para los animales. “Lo mejor sería que vinieran con otro medio. Si no lo hicieran, que traigan agua y comida para los caballos, que los hagan descansar. Es fundamental la hidratación”, comentó Laura García, miembro de la Fundación San Roque.
“Estamos hace varios meses trabajando y estaremos con más fuerza durante esta semana. Ahora depende, sobre todo, de la organización y de la voluntad de la gente”, consideró Laura, quien agradeció a la Policía de la Provincia, a la Municipalidad de Salta, al Foro de Intendentes y al Arzobispado de Salta.
“El hecho de que todos los años venga tanta cantidad de animales implica que después haya muchísimos problemas de desarraigo y abandono. No se da abasto con las castraciones. Es un problema de todos, de los que son mascoteros y de los que no, porque la gente sufre el desagrado por la cantidad de perros o el ataque de los animales”, dijo.

Hogares provisorios
Hasta que se consiga devolver a los perros que lleguen a la ciudad los próximos días, se necesitan hogares que quieran recibirlos provisoriamente. “Va a ser por dos o tres días hasta que solucionemos la logística con los intendentes de cada localidad para que regresen. Los animalitos son territoriales, así que deben volver”, explicó.
Si bien hay mucho trabajo voluntario, el proyecto tiene sus costos, aseguraron las proteccionistas. La Municipalidad ha dado permiso a la Fundación San Roque para poner esta semana alcancías en el centro. “Lo recaudado será para los costos que lleva todo este movimiento en el Milagro y para las acciones que lleva San Roque. En muchos departamentos no hay castraciones gratis y queremos llevar allí el quirófano móvil gratuito”, consideró. 
“Hace mucho tiempo los proteccionistas independientes tratan de colaborar desde su lugar. Quiero resaltar mucho este proyecto -y ojalá lleguemos al resultado- porque de forma organizada nos unimos para un mismo fin, que es evitar el problema actual y los posteriores”, evaluó Laura. 
“Queremos que este proyecto se convierta en una institución. Es importante que los vecinos que no hagan la peregrinación, retengan a los perritos de su barrio para que no salgan con la gente”, pidió.

Un color por localidad
Salta capital: blanco
Metán: rojo
El Galpón: azul oscuro
Lumbreras: lila
Rosario de la Frontera: verde manzana
Río Piedras: verde oscuro
Campo Quijano: violeta
Atocha: naranja
Cafayate: naranja flúor
Vaqueros: gris
San Carlos: turquesa
La Viña: bordó
Cachi: azul francia
Iruya: verde flúor
San Antonio de los Cobres: rosa
Güemes: marrón
Campo Santo: amarillo flúor
El Bordo: fucsia
Joaquín V. González:  amarillo
Las Lajitas: verde agua
Tartagal: rosa flúor
El Carril: amarillo
Chicoana: celeste
La Merced: rosa

Fuente: Diario El Tribuno