Fecha: 2017-09-11 10:22:02


Carolina Macedo: “Escribir nos hace sentir vulnerables y expuestos”


Entrevista a la empresaria salteña que acaba de lanzarse al mundo de las letras con su novela Dueñas del destino, editada por Random House Mondadori.

Carolina Macedo es salteña, empresaria y acaba de desembarcar en el mundo de la letras con su ópera prima, la novela Dueñas del destino, editada por Suma de Letras (del grupo Random House Mondadori). En un momento de gran auge de la novela romántica, la flamante autora se animó a compartir con el público lector lo que hasta ese momento había sido una pasión a puertas cerradas: la escritura. Si bien Macedo se dedicó toda su vida a la actividad empresarial, las letras siempre estuvieron ahí, como un “deseo latente”, confesó.
El texto relata la travesía de tres amigas que, en un momento bisagra de su existencia, deciden partir de mochileras por Europa. El periplo no sólo les cambiará la vida, sino que las impulsará a enfrentarse a su destino.
“Dueñas del destino es una novela que tiene amor, suspenso, erotismo, diálogos divertidos. Las protagonistas mujeres tienen fuerza, no dudan en ir en busca de lo que quieren”, resume la autora. El Tribuno dialogó para conocer más sobre ella y sobre su estreno literario. 

¿La escritura es un pasatiempo o mucho más que eso?
Es mucho más. Escribir comenzó por algo que tenía pendiente. Siempre estaba el deseo latente de hacerlo, pero el miedo era una barrera importante. Siempre hay una circunstancia que motiva, que empuja o desafía y te lleva a dar el primer paso y a partir de ahí, escribir implica una entrega porque el lector siempre descubre al escritor en alguna parte. Eso nos hace sentir vulnerables y expuestos, sin embargo seguimos escribiendo, porque escribir se vuelve una forma de vida. Lo que motiva a escribir surge del aprendizaje de la propia vida. De lo profundo que nos permitimos sentir, explorar y de la capacidad de observación. Escribir es un impulso muy fuerte, pero nunca hay garantías, nos puede abandonar en cualquier momento y de ahí sobreviene la ansiedad por terminar una obra, para que no se escape. Siempre que me siento a escribir es como si fuese la primera vez, y nunca sé con certeza qué va a pasar. No tengo una idea preconcebida. Dejo que los personajes tengan vida propia, dándole al relato giros que yo nunca hubiera imaginado.
La satisfacción que da escribir es el contacto con el otro a través de la palabra escrita. A pesar de ser una actividad muy introspectiva, escribir te salva de la soledad. Tal vez por el poder de la pluma, que nos permite crear un mundo diferente.

¿Hubo ensayos previos de otras novelas antes de Dueñas del destino? 
Dueñas del destino es mi primera novela. Tuvo una pequeña edición de autor bajo otro título, Coincidir contigo. A Random House Mondadori le interesó y ofreció publicarla. El nuevo título bajo el que se publica es mucho más representativo, ya que habla sobre todo del carácter y personalidad de las mujeres, de su forma intuitiva de enfrentar la vida. 
La novela resalta la importancia que tienen las mujeres transmitiendo el legado cultural y la experiencia de vida. Tienen una capacidad especial para crear un mundo interior propio y compartirlo. Son un ejemplo de fortaleza y determinación y se convierten en guías de sus propias familias. 

¿Tuviste problemas a la hora de encontrar una editorial que publicara la novela?
Ser del interior tiene sus ventajas y desventajas. Una de las desventajas es vivir lejos de los grandes nodos culturales donde la presencia editorial es más fuerte. Pero hoy internet nos permite estar conectados con todo el mundo. Y fue así que me puse en contacto con un agente literario en España que en poco tiempo consiguió que Penguim Random House se interesara en la novela y le diera distribución nacional. 

Amor, pasión, amistad y replanteos existenciales son algunos de los ingredientes esenciales de esta historia. Son, por otro lado, elementos de doble filo porque pueden conducir fácilmente a lugares comunes. ¿Cómo lidiaste con esta amenaza siempre latente?
Esos son los temas esenciales de la literatura. El hombre nace y muere con esos problemas. La cuestión es la forma en la que uno los plantea. Esta novela se aleja de los clichés empalagosos y de las soluciones mágicas, dándole una mirada más profunda al amor, a la amistad, a la familia, en una reflexión subyacente a la trama respetando la personalidad de los protagonistas y sus formas de resolver el conflicto. 
Dueñas del destino es una novela que tiene amor, suspenso, erotismo, diálogos divertidos. Las protagonistas mujeres tienen fuerza, no dudan en ir en busca de lo que quieren. Son mujeres libres para seguir sus sueños. El género romántico tiene sus reglas, pero no una estructura rígida que impida crear nuevas formas. En Dueñas del destino se mantiene el final feliz que es lo que buscamos al leer novelas de este tipo, la certeza de este final nos ayuda a acompañar los momentos de tensión aún sin saber cuál será la solución, porque sabemos que el final nunca desilusiona. 

¿Seguís una fórmula para que el lector pase de página, es decir, para que no te abandone?
Mi única fórmula es que yo disfrute mientras escribo. Si yo misma siento que me aburro, es más que seguro que al lector le pase lo mismo. Dueñas del destino es una novela muy dinámica, tiene suspenso y esta combinación hace que la tensión de la trama se sostenga hasta el final.

¿Viajás mucho? ¿En qué rama estás dentro del mundo empresarial?
Viajo bastante, es una de mis pasiones. Viajar te abre los ojos, todo lo que ves es nuevo, desata la imaginación. Te revela nuevas formas de disfrutar la vida. Desdibuja los límites. Escribir me hizo revivir escenarios que ya conocía. Dentro de la rama empresarial, me dedico a la exportación de legumbres, que también me dio la oportunidad para conocer lugares nuevos.

 

¿Qué lugar ocupa en tu vida tu provincia natal? 
Nací en Salta y es el lugar que elegí para vivir y el que preferí para que mis hijas pasaran su niñez y adolescencia. Aquí, en el norte, están mis mejores recuerdos de infancia. Estudié en la Universidad Católica de Salta la carrera Administración de Empresas. 
.

Fuente: Diario El Tribuno