Fecha: 2017-08-27 11:41:09


Morillo

La escuela de El Colgao recibió a la caravana solidaria


Recibieron atención odontológica y médica, festejaron el Día del Niño y rindieron homenaje al General San Martín.

El Colgao tiene tres festejos en el año: Navidad, Año Nuevo y la visita de la caravana solidaria del Bochín Club todos los agostos desde hace 45 años. Entre el 18 y el 19 de agosto la Escuela 4590 del paraje El Colgao, ubicado a 60 kilómetros de Morillo, en Rivadavia Banda Norte, recibió a los voluntarios, entre los que se cuentan, odontólogos, médicos, técnicos operativos, carpinteros, herreros y hasta el exdirector de la escuela, Daniel Espeche, que desde que se jubiló hace tiempo ya, se integró al equipo y tiene asistencia perfecta.

En sus vehículos llevaron como todos los años, mercadería, frutas, hortalizas, ropa, calzado, medicamentos, juguetes y los equipos para realizar la atención odontológica. Este año, contaron con la ayuda del senador Mashur Lapad que les puso a disposición una camioneta desde Morillo a El Colgao. Uno de los inconvenientes que tienen es la falta de camionetas para transitar esos 60 kilómetros de polvareda que son imposibles con vehículos de menor porte.

Boquitas a cuidar

Alrededor de 100 pacientes, entre niños y adultos fueron atendidos entre sábado y domingo. El equipo compuesto por cinco dentistas, dos médicas que se sumaron en el camino y el técnico que opera los equipos odontológicos estuvieron a tiempo completo atendiendo a la comunidad. "El año pasado les dejamos las boquitas sanas y este año las encontramos con caries", dijo Silvia Yaique. La odontóloga se las adjudica a la alimentación: "Las golosinas, las dietas ricas en harina, el arroz y la polenta, colaboran", y agregó: "Esta es la alimentación de la pobreza", pero el año que viene volverán a ir. "Les dijimos que los que cuiden sus dientes recibirán premios especiales", apuntó Yaique.

Mientras se realizaba la atención médico-odontológica, otro grupo se dedicó a bajar de las camionetas toda la mercadería, frutas y hortalizas destinadas a la escuela. El resto de la mercadería se distribuyó entre las familias del paraje. Luego se entregó la ropa y el calzado.

Festejos

El domingo muy temprano comenzaron los preparativos para realizar el acto en honor al general San Martín. Palabras alusivas, danzas folclóricas y chocolatada para los chicos fueron parte del homenaje. A la tarde se festejó el Día del Niño, con juegos especiales, sorteos y juguetes para todos.

También prepararon dos inmensas ollas de locro; empanadas a puro repulgue en manos de las madres de la cooperadora y dos ricos chivos al horno que fueron degustados por 120 personas.

Emotivo

También hubo un espacio para la emoción, se descubrió una placa en homenaje al técnico de laboratorio Máximo Chuchuy, quien falleció hace un par de meses atrás cuando ya se estaba preparando el viaje de este año. Era uno de los voluntarios más antiguos de la caravana.

Fuente: Diario El Tribuno