Fecha: 2017-08-01 09:23:57


El placer que provoca leer los grandes clásicos


La literatura es un terreno fértil donde las palabras brotan para construir nuevos mundos e historias atrapantes en diversos formatos: cuentos, novelas, poesía y tantos otros.

La literatura es un terreno fértil donde las palabras brotan para construir nuevos mundos e historias atrapantes en diversos formatos: cuentos, novelas, poesía y tantos otros. Dentro de ese territorio, algunas obras crecen con tanta firmeza que entran en la categoría inextinguible de los clásicos.
Y como todo buen clásico que se precie de tal no pierde vigencia, cada tanto vuelven a editarse en busca de lectores que los frecuenten por primera vez, o de aquellos que se entreguen al placer de reincidir entre sus páginas.
Así, diversos volúmenes vuelven a poblar las librerías de todo el país, con los nombres de grandes autores como Gabriel García Márquez o Julio Cortázar, entre otros.

El gaucho insufrible

Del destacado autor chileno Roberto Bolaño, de Los detectives salvajes, en 2016 se editó de forma póstuma El espíritu de la ciencia ficción. Ahora vuelve a abrirse la posibilidad de leer El Gaucho insufrible, de 2003, que es un híbrido de géneros: compuesto por cinco relatos y dos conferencias, este libro emana la esencia del Bolaño que ha cautivado a lectores en todo el mundo: la ironía, la metaliteratura, la intertextualidad, el arte como obsesión, la búsqueda de una verdad que solo parece imprescindible a aquellos que la emprenden, el homenaje a los maestros y, a la vez, su cuestionamiento, la desmitificación de la realidad y la figura del doble o del alter ego están presentes en estas piezas narrativas magistrales. El libro lo cierra “Los mitos de Chtulhu”, donde el autor elabora una dura diatriba contra algunos escritores españoles e hispanoamericanos que, en su opinión, están excesivamente preocupados por las ventas de sus libros.

Cien años de soledad

 
En el cincuentenario de su publicación, el colombiano Gabriel García Márquez, ganador del Nobel, vuelve para sorprendernos: “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. Con esta cita comienza una de las novelas más importantes del siglo XX y una de las aventuras literarias más fascinantes de todos los tiempos. Millones de ejemplares de Cien años de soledad leídos en todas las lenguas son la más palpable demostración de que la aventura fabulosa de la familia Buendía-Iguarán, con sus milagros, fantasías, obsesiones, tragedias, incestos, adulterios, rebeldías, descubrimientos y condenas, representaba al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia y el amor del mundo entero.

El examen/Octaedro

El argentino Julio Cortázar, hacedor de Bestiario, que siempre es bien recibido por el público en general, regresa a las librerías con dos títulos de su prolífica obra.
El examen. Publicada póstumamente en 1986, esta novela iniciática describe con humor y poesía el deambular de un grupo de amigos por una Buenos Aires fantasmagórica. En las discusiones se cruzan la literatura y el arte, la crítica de costumbres y la política, anticipando los ejes fundamentales de la obra de Cortázar.

Octaedro. Este libro apareció cuando la polémica desatada por Libro de Manuel aún no se había acallado. Nadie esperaba entonces de Cortázar un libro de cuentos donde lo político y lo social están contenidos dentro de los límites de un género que el gran escritor vuelve a ensanchar aquí de manera prodigiosa. 

Cuentos completos

Uno de los maestros de la literatura universal Edgar Allan Poe, nunca pasa de moda, y sus páginas se renuevan, desde el ayer en el hoy. Un total de setenta historias en las que Poe logra establecer una síntesis perfecta entre dos formas de terror literario anteriores, dos tradiciones antagónicas por su esencia: la germánica y la británica. El resultado son unos cuentos perfectos, que durante generaciones han cautivado a los lectores con su magistral mezcla de lo macabro, la melancolía, el terror, la fantasía, el humor y la poesía.

Fuente: Diario El Tribuno