Fecha: 2017-07-26 09:47:05


Música, arte y solidaridad, en el ciclo de conciertos de Andes y Pro Cultura


El 23 de agosto en Mitre 331 actuará la concertista de piano María Milagros Bosso Galli. Lo recaudado se destinará a la Asociación Amigos del Niño Aislado.

Ayer por la mañana se presentó el ciclo de conciertos de gala de Andes Líneas Aéreas y Pro Cultura Salta. Participaron de la rueda de prensa Fernando Cedrola, ejecutivo de Cuentas de Andes; Luciano Balestrini y Roberto Salvatierra, presidente y secretario de Pro Cultura, respectivamente; Graciela Cantero y María Teresa Nieto, presidenta y vicedirectora del centro educativo de la Asociación Amigos del Niño Aislado (Adana), respectivamente; y la concertista de piano María Milagros Bosso Galli. 

Luciano Balestrini explicó que se realizarán cuatro conciertos los últimos miércoles de cada mes desde agosto y hasta diciembre en el auditorio central de Pro Cultura (Mitre 331). La entrada vale $100. 

En el primero de ellos, pautado para el 23 de agosto a las 20.30, actuará la concertista de piano salteña María Milagros Bosso Galli. De acuerdo con Balestrini, el objetivo de esta alianza entre empresas, instituciones de la cultura y artistas salteños es ofrecer aportes económicos concretos a asociaciones civiles sin fines de lucro, a través del trabajo mancomunado con socios y patrocinantes de Pro Cultura. 

“Hemos generado un programa de beneficios en el que las empresas se involucran como socios y que ayudará a que las compañías tengan una mayor relación social a través de la cultura. Por nuestra parte queremos ser un espacio de gestión y de producción y no descuidar el aspecto social, por eso es importante que los conciertos sean a beneficio y tengan un alcance hacia las problemáticas que tiene nuestro país”, destacó. Pro Cultura lleva 41 años como nexo entre la llegada del arte y la cultura a la comunidad y el encauzamiento de la solidaridad comunitaria. Refirió el profesor Salvatierra que en 1980 organizaron el primer concierto a beneficio de doce instituciones dedicadas a las personas con discapacidad en el Delmi y que aquella vez había actuado el elenco de la Orquesta Sinfónica Provincial. 

“Fue un éxito y coordinamos con Cáritas cómo se haría la distribución de los beneficios. Actualmente seguimos con la idea de defender, preservar y promocionar la actividad del arte y la cultura, y la solidaridad, en este caso con Adana”, señaló Salvatierra. 

Adana es un espacio de atención y orientación para el niño y el joven con autismo y su familia. Ubicado en Martín Cornejo 98, cuenta con un centro terapéutico al que asisten 37 alumnos. Los niños de hasta 12 años van por la mañana y los jóvenes de entre 13 y 21 concurren por la tarde. “Valoramos esta oportunidad y queremos que la comunidad sepa que hacemos un trabajo muy personalizado que requiere mucha dedicación y es muy costoso. Siempre estamos necesitando algo, si no es para salarios es para mobiliario y también tenemos becarios”, detalló María Teresa Nieto. Acerca de las probabilidades de inserción de las personas con esta condición señaló: “No hay dos casos de autismo iguales. Entonces hay niños en condiciones para la escolaridad y a otros sumergirlos en las instituciones tal y como las conocemos con el modelo de escuela que tenemos se les haría insoportable. Esto no quiere decir que no tengan posibilidad de aprender. Al contrario, están aprendiendo, se están superando. Tenemos chicos que leen, escriben y hacen cálculos numéricos”, manifestó Nieto. 

La concertista salteña María Milagros Bosso Galli reside en la ciudad luego de haber completado una maestría en Estados Unidos. En lo que va del año participó de conciertos en París, Suiza y Buenos Aires.

“Me siento feliz de poder unir mi profesión, lo que más amo en mi vida, con la solidaridad. Disfruto de que me hayan llamado para ayudar a personas que hacen que la vida de los niños, sus familias y la sociedad sea mejor”, expresó Bosso Galli. Añadió que con su intervención busca llevar también el mensaje de que la música clásica es un organismo vivo, en evolución y que se nutre de las circunstancias de la comunidad en que surgió. Por ello, incluirá en su repertorio la suite N°1 de José Juan Botelli. “Me formé aquí con Arturo Botelli y él me puso en contacto con la música de su padre, que tenía una fuerte impronta de los ritmos del Norte trabajadas con armonías más clásicas, y siempre me gustó llevar la música de Salta adonde tocara”, dijo.

Fuente: Diario El Tribuno