Fecha: 2017-05-23 14:56:42


Detectaron un alto porcentaje de bocio en niños de Salta


En la capital salteña se le detectó deficiencia de iodo al 6% de los chicos de primaria, es decir que este problema sigue siendo una endemia. Enterate porqué es importante el control.

Es popularmente sabido que una importante población de Salta, y de todo el noroeste de la Argentina, históricamente padeció del conocido “coto” o bocio, producto del déficit de iodo en la dieta de los norteños. Pero algo que parecía ser leyenda o algo del pasado, sigue siendo preocupante en la región, por eso los especialistas abogan por una mayor prevención para controlar los trastornos que produce la falta de este mineral.

El año pasado, sin ir más lejos, profesionales del Hospital Doctor Arturo Oñativia, detectaron en niños, de entre 6 y 12 años, un alto porcentaje de bocio. “Fuimos a las escuelas primarias de Salta Capital para hacer palpación de cuello, para detectar bocio, y pedimos la sal que lo niños consumían en sus casas; y detectamos una prevalencia de bocio en los niños mucho mayor de lo que debería, había un 6%, lo que para nosotros es una endemia”, dijo Valeria Cerioni, jefa del Sector de Tiroides, perteneciente al Programa de Endocrinología del Hospital Doctor Arturo Oñativia.

“De la sal que consumían, se detectaron muestras que directamente no tenían nada de iodo”, dijo la médica. Además explicó que la carencia de este mineral produce trastornos tiroideos como “el hipotiroidismo, el bocio y en la embarazada genera problemas en los niños antes de que nazcan hasta incluso la mortalidad prenatal, también pueden nacer con bajo peso, crecer con retraso madurativo y bajo coeficiente intelectual”.

Para evitar estos males, simplemente es necesario brindar al organismo el iodo en cantidades adecuadas, que supuestamente tiene la sal de mesa. Pero, según informó la especialista, aún hay salineras que no proporcionan este suplemento, siendo que está reglado por una ley nacional.

“En general, cuanto más lejanos estamos del mar, más déficit de iodo hay en el suelo, en la tierra y en el agua. Entonces los que viven en zonas alejadas del mar están en áreas de iodo deficiencias, es decir que son áreas que no contienen la cantidad de iodo adecuada para que la glándula funcione bien,  por lo tanto se agranda y ocasiona el bocio”, detalló Cerioni.   

La médica recordó que desde 1958 se promulgó una ley nacional que obligaba (por un acuerdo internacional) que la proporción necesaria de iodo sea incorporada a la sal, para que de esta manera la población en general lo consuma periódicamente. Pero, casi 60 años más tarde, aún faltan controles que garanticen que la sal comercializada tenga este mineral necesario.

Síntomas de trastornos tiroideos por déficit de iodo

Por otra parte, la endocrinóloga dijo que el padecimiento de algún trastorno tiroideo por déficit de iodo puede aparecer a cualquier edad. Por esto es importante conocer los síntomas y cómo prevenirlos.

“La acumulación o bulto en la región donde está la tiroides, en el cuello, es signo de alarma; se ve y se puede sentir una molestia al deglutir por una tumoración en la parte anterior del cuello, de esta manera detecta el bocio, o el coto como se dice”, explicó.

Y si es hipotiroidismo la consecuencia de esta deficiencia, “se va a sentir cansancio, decaimiento, habrá caída del cabello, falta de fuerzas durante el día, sueño, sequedad de vientre, uñas que se quiebra”.

En tanto que en embrazadas muchos síntomas no van a ser percibidos, porque están enmascarados por el propio estado de gestación.

“Por eso la importancia de que la mujer que va a ser mamá realice la consulta de manera oportuna, ya que está dentro de la población de riesgo, porque el embarazo es una situación de inmunodepresión inicial que puede desencadenar que se manifieste la enfermedad”, apuntó la profesional. En caso de detectarse esta carencia, la embarazada puede recibir un suplemento de iodo que prevenga los trastornos.

Cómo prevenir

“El noroeste argentino es una zona considerada endémica aún, desde el primer estudio que se hizo en 1958 hasta ahora, en el 2017, este problema sigue y debería ser simple de prevenir. Pero todavía es alarmante la endemia de bocio en todo el norte”, advirtió Cerioni, por esto invitó a la sociedad a participar de las actividades gratuitas que se realizarán esta semana, destinadas a informar y prevenir las enfermedades de tiroides en los hospitales de Salta.

En este marco, explicó que en la actualidad “la forma de suplementar la sal con iodo es de manera artesanal, se lo mezcla en las mismas salineras, pero no hay quién controle esto”. Por eso hizo algunas recomendaciones:

“El iodo tiene una vigencia de seis meses en la sal; y para su conservación se aconseja que no se distribuya la sal en envases transparentes porque con la luz de día se va, se evapora”.

Además consideró necesario tomar conciencia de que la tiroides importa las hormonas para el desarrollo adecuado de los niños. Por esto, aconsejó que la embrazada exija el control de tiroides, para prevenir el retraso madurativo y el bajo coeficiente intelectual en los chicos.

Semana internacional de la tiroides

Hoy, a las 9:30, se realizará una clase sobre las enfermedades por déficit de iodo en el Hospital Materno Infantil para personal de salud. A la misma hora, en el Colegio 2 de Mayo Crucero General Belgrano del barrio Solidaridad, la clase será destinada a la población.   

Mañana, la charla será a las 9 en el Hospital Papa Francisco, para el equipo de salud; y a las 20:30, en el Hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, la actividad estará destinada a toda la comunidad.

Por último, el viernes a las 11, se realizará una clase sobre esta temática en el colegio Pedro Bonifacio Palacios, del barrio Ciudad del Milagro.

Fuente: La Gaceta Salta