Fecha: 2017-04-16 09:50:49


Molinos

La Semana Santase vive con profunda fe y devoción


La festividad central será el domingo 30. Se trata de una de las actividades religiosas más tradicionales y convocantes de los valles.

Una multitud participó el miércoles por la noche de la Misa Crismal, en la parroquia San Pedro Nolasco, de Molinos. La ceremonia religiosa fue presidida por el obispo prelado de Cafayate, monseñor José Demetrio Jiménez; quien fue acompañado por sacerdotes de todas las parroquias de los Valles Calchaquíes. Es la primera vez que se realiza un ritual de tal magnitud, en la localidad.

El intendente Walter Chocobar expresó: "El sentimiento cristiano en la zona es muy profundo. Se vive con mucho recogimiento. Durante la semana santa el padre Avelino Martín Bravo y el hermano Oscar, están a cargo de todas las actividades religiosas. Llega al pueblo gente de los parajes más alejados, para sumarse a la Pascua".

La Misa Crismal es una celebración presidida por el obispo y concelebrada con los presbíteros de la diócesis en la que se consagra el Santo Crisma (óleo perfumado que representa al Espíritu Santo) y se bendice los óleos o aceites, para los enfermos y los que se van a bautizar durante el año.

La palabra crisma proviene de latín chrisma, que significa unción. El crisma es la materia sacramental con la cual son ungidos los nuevos bautizados, son signados los que reciben la confirmación y son ordenados los obispos y sacerdotes, entre otras funciones.

Este ritual, generalmente se celebra en la catedral de cada diócesis el Jueves Santo; pero también puede adelantarse unos días durante la Semana Santa, como fue el caso de Molinos.

La Virgen del Valle

El domingo 30 del corriente, la comunidad católica local honrará a la Virgen del Valle, una de las festividades más convocantes de la región. Se trata de una tradición que se mantiene desde 1950, año en que se formó una cofradía en la parroquia San Pedro Nolasco. Desde entonces las "fiestas de abril", como la llaman en el pueblo, se han convertido en un espacio de recogimiento.

Es una festividad típica del pueblo, caracterizada por la llegada de misachicos de Colomé, Amaicha, Seclantás, Luracatao, Brealito, La Angostura y Tacuil, entre otros pueblos y parajes.

La misa central, como todos los años, estará a cargo del sacerdote Avelino Bravo. Luego tendrá lugar la procesión con la imagen hasta el templo de San Pedro Nolasco, donde será entronizada.

La devoción a la Virgen del Valle está cargada de historia. Comenzó en Catamarca en 1891, cuando se realizó la coronación de la imagen de la Virgen. Fue un 12 de abril. Décadas más tarde, Molinos adoptó la advocación con mucho fervor. Es así que desde los años 50 fue creciendo hasta convertirse en una de las festividades más importantes de la zona.

A las actividades religiosas se sumará una extensa agenda de propuestas culturales y recreativas. Una de ellas es el campeonato de fútbol "Virgen del Valle", que ya comenzó a disputarse y culminará el fin de semana de la festividad central. Participan 13 equipos de todos los parajes de Molinos. Coronarse campeón del certamen es un verdadero orgullo, ya que la victoria se ofrenda a la Virgen. La Municipalidad también se encuentra organizando una feria gastronómica, de platos típicos para ese día.

Walter Chocobar contó: "Desde la comuna colaboramos con la organización de una serie de actividades para que los vecinos del departamento puedan compartir y la fiesta sea un espacio para el encuentro".

Fuente: Diario El Tribuno