Fecha: 2020-03-20 11:30:14


Salta

Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down


La detección de esta condición puede efectuarse mediante una ecografía en la semana 12 de embarazo. El acceso temprano a controles de salud y estimulación es fundamental para el desarrollo y calidad de vida.

El 21 de marzo es el Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down, fecha instituida por la Organización de las Naciones Unidas para generar mayor conciencia sobre el tema y recordar la dignidad inherente, la valía y las contribuciones de las personas con esta condición.

El síndrome de Down es una alteración genética que puede detectarse durante el embarazo, a través de una ecografía específica que debe realizarse en la semana 12 de gestación. Esta ecografía permite detectar anomalías cromosómicas que indican la presencia del trastorno.

Las personas con síndrome de Down presentan una apariencia física típica, un grado variable de discapacidad cognitiva e intelectual, problemas respiratorios, cardíacos y de la glándula tiroides. También hay retraso en el desarrollo, diversos grados de vulnerabilidad en la salud integral y efectos variables en los estilos de aprendizaje.

El trastorno suele ocasionar problemas de salud en general, pero los avances médicos y sociales han conseguido mejorar la calidad de vida. El trabajo médico y de otras disciplinas, y el apoyo y acompañamiento familiar en edades tempranas favorecen la calidad de vida de las personas con síndrome de Down.

Sobre esta problemática, la Secretaría de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud Pública recomienda el temprano acceso al sistema de salud y una intervención con los servicios adecuados, ya que son vitales para el desarrollo y crecimiento de las personas que tienen el síndrome.

Existen instituciones que trabajan con métodos interdisciplinarios para estimular el desarrollo cognitivo e intelectual y favorecer la inclusión social. Es importante la estimulación desde los primeros años de vida, no sólo desde lo sanitario, sino también en lo educativo y social, a fin de potenciar las habilidades personales y desarrollar la autonomía para la vida adulta.

Una persona con síndrome de Down es, como todo ciudadano, un sujeto de derecho. Deben respetarse sus tiempos e intereses personales y garantizar la participación efectiva y significativa sobre los asuntos relacionados con su vida o las cuestiones atinentes a su individualidad. 

 

Fuente: gob de Salta