Fecha: 2020-03-15 07:56:08


Salta

Primer campamento para montañistas en el Llullaillaco


Lo atienden personas capacitadas a través de un programa de la fundación Puna Visión, financiada por capitales suizos. Todo invita a disfrutar la experiencia de escalar.

Primer campamento para montañistas en el Llullaillaco

Los montañistas y turistas ya cuentan con un parador al pie del volcán Llullaillaco.

Salta cuenta con el primer campamento al pie del volcán Llullaillaco, a 4.300 metros sobre el nivel del mar (msnm), destinado tanto a montañistas como a turistas en general, que allí disponen de carpas de alta montaña, luz eléctrica, comida y agua.

Este volcán sagrado de los incas se encuentra en la Puna salteña, a unos 320 kilómetros de la capital provincial, y en su cima, a 6.739 msnm, fueron encontrados en 1999 los célebres Niños del Llullaillaco, que actualmente son exhibidos en el Museo de Arqueología de Alta Montaña de la ciudad de Salta.

Soledad Choque, una de los tres encargados de atender el campamento, sostuvo que "esto para los chicos de la Puna es buenísimo, porque nos da una salida laboral sin irnos de nuestra tierra". "Nosotros nos ocupamos de que los turistas y montañistas que visitan el campamento tengan su desayuno, sus comidas y sus carpas en perfectas condiciones para que puedan disfrutar de esta experiencia", agregó.

Choque, junto a Gustavo Cruz y Mónica Gutiérrez, fueron especialmente capacitados en la ciudad de Salta para atender este campamento, a través de un programa de la fundación Puna Visión, financiada por capitales suizos.

El lugar ofrece la opción, por la mañana, de hacer un recorrido a pie por los alrededores hasta llegar a una loma que flanquea el campamento y brinda una vista panorámica del salar de Llullaillaco, mientras por la tarde, en vehículo, se puede llegar hasta el pie del volcán, a 5.000 metros sobre el nivel del mar, que queda a 15 kilómetros desde el campamento, pero por un camino que es una huella y demanda una hora de marcha.

También se puede llegar a pie a la zona del cementerio, un gran playón de piedras y arena gruesa en el que hay tumbas, corrales y otras señales del paso de los Incas. Indicaron que quienes decidan hacer esta excursión deben llevar la indumentaria adecuada y una buena bolsa de dormir, preparada para soportar los cuatro o cinco grados bajo cero de la noche.

Fuente: Diario el Tribuno