Fecha: 2019-03-08 06:01:30


Gaucho

Un gaucho de Güemes le peleó a la muerte, al farol y a un puma y lo contó


8 DE MARZO 2019 - 02:06 Su hermano de 71años lo buscó 4 días y sus noches, lo halló cuando rompió el alba del quinto día.Tiene 77 años. Sus ancestros asistieron al general. Fue hallado junto a su perro, lúcido.

 Lo que contó ayer Estanislao Chuchuy es una más de las tantas historias propias de El Chamical, enclavado en la quebrada donde Martín Miguel de Güemes legó a los salteños con su martirio una página gloriosa de la lucha por la Independencia. 
Esta vez fueron los descendientes de aquellos bravos gauchos los que hicieron posible que se escriba una batalla desigual entre un hombre de 77 años y la naturaleza bravía de El Chamical.

Despeñado en un barranco, el gaucho soportó cinco días y cuatro noches en la intemperie sin agua, sin su puñal y sin sus lentes con la sola compañía de su perro, tan bravo como él.
El gaucho Estanislao Chuchuy relató en primera persona lo acontecido en el Abra Las Pavas y sorprendiendo a los policías y rescatistas bajó de la misma montado en su caballo, a pesar de las graves lesiones que sufrió en la caída.
Es que Estanislao Chuchuy asegura no conocer el miedo, y lo que es más, dijo que no lo va conocer nomás.
El hombre apareció desde una picada montuosa tras un una larga fila de rescatistas, familiares, bomberos y policías montado en su caballo.

  Ramón Chuchuy, corazón de hermano.


Torcido por el dolor pero nunca doblegado, y antes de recibir asistencia médica, relató a El Tribuno lo acontecido en El Chamical. Estanislao dijo tener más de cien años, aunque los familiares aseguran ser 77 computados desde que lo documentaron.
El hombre es soltero aún y sin hijos. Aunque estuvo cinco días sin alimentos ni agua no hizo mueca de cansancio y se despachó: “Fue una mala jugada, una brava. Me pasó que estando allá arriba, rodeando unos vacunos, dejé mi caballo y éste se espantó. Comencé a buscarlo aquí y allá y me perdí. Eso fue el domingo en la mañana. Más tarde hallé mi caballo sin el ensillado y comencé a buscarlo. Por la niebla y por la poca vista que me queda no me di cuenta que estaba al borde de una barranca”.
“Me caí hasta quedar sobre las piedras. Golpeado sin poder moverme estuve así toda la tarde hasta que quise pararme y volví a caer a lo más profundo”.
“En esas rodadas perdí mi puñal, mis anteojos, el machete y hasta la coca”. 

“Así en esa desgracia, solo mi perro quedó a mi lado”.
“Esa noche hizo frío y lloviznó. Un puma se acercó presintiendo mi final y fue mi perro el valiente que me defendió en ese lecho de piedra. Toda la noche, un soldado. Al amanecer grité hasta más no poder y nada. Sin poder moverme mi perro me calentó durmiendo sobre mi pecho. Así pasaron el domingo, lunes, martes y en la noche del miércoles dos faroles sobre mí y yo sin mi puñal. Pero estuvo Terry, peleando a las luces que me querían llevar, hasta cerca de la una de la mañana, cuando todo quedó en paz. No, yo al miedo no lo conozco señor”, dijo. “Al amanecer escuché los perros y Terry los llamó lastimeramente. Con alegría infinita lo vi a mi hermano Ramón, que según me dijo hacía cuatro días y sus noches que me buscaba y finalmente me halló”.
“Yo estoy bien. Me falla la vista, es el único achaque”, dijo sonriendo.

 Terry, el amigo fiel. El valiente, el soldado.

En tanto Ramón Chuchuy (71) aseguró que el primer día pensó que su hermano se había entretenido en los cerros. Dijo que a la noche lo fue a buscar y al otro día halló su caballo. “Desde ese momento no paré de andar, junto a familiares, policías rurales, de la Brigada de Investigaciones, de la Comisaría Cuarta, de Bomberos, de la División Canes, hasta dar con él. Creo que hace mucho tiempo no teníamos una alegría tan grande”, se sinceró

Fuente: El Tribuno Salta