Fecha: 2018-10-11 05:42:15


Meningitis

Esperan estudios sobre la mujer fallecida en el Hospital del Milagro


11 DE OCTUBRE 2018 - 03:08 La paciente era trabajadora del nosocomio y el gerente, Juan José Esteban, aclaró que se presentó el caso a la ART. El funcionario también informó que gestionó personalmente los medicamentos en el IPS.

Mery Sánchez era empleada del hospital Señor del Milagro desde 2012. El martes, apenas pasadas la cero, la mujer falleció en la terapia del nosocomio donde trabajaba, luego de tres meses de un largo padecimiento. El gerente del hospital, Juan José Esteban, destacó que entiende el dolor de la familia, por lo cual no quiere polemizar, pero advierte que es su deber destacar el trabajo del equipo médico que estuvo a cargo de la atención a la paciente desde el principio de sus dolencias. La mujer, según informaron sus familiares en los últimos días, fue internada por una úlcera pero contrajo meningitis y murió sin acceder al medicamento que necesitaba.

Esteban destacó que, lamentablemente, quien fuera una compañera de trabajo presentó un diagnóstico complejo que derivó en una serie de estudios, entre los que se incluyeron tres punciones para detectar el virus que estaba afectando su salud.

El gerente del nosocomio recordó que Sánchez ingresó con una úlcera en una de sus piernas que, al momento de ser dada de alta, estaba curada. Sin embargo, posteriormente sufrió descomposturas y perdió la conciencia, lo que llevó a que se hicieran más estudios, que dieron como resultado la presencia de una anemia hemolítica y una posible una enfermedad autoinmune. En los próximos días, dijo, estarán listos los resultados de análisis que se le hicieron, pero se sospecha que pudo haber tenido lupus.

Según lo expresado por los profesionales del Hospital del Milagro, Sánchez registró un síndrome meníngeo, lo que llevó a realizar una primera punción de líquido raquídeo que dio resultado positivo, por lo que se le aplicó el tratamiento correspondiente. Hasta ese momento Mery evolucionaba bien, pero tuvo una nueva recaída con cefalea y desorientación psicomotriz. "Esto llevó a una nueva punción, mientras el caso se complicaba por esta afección inmunodepresiva. El criptococo se encuentra en las heces de las palomas. O sea que cualquier persona que vaya a la plaza puede contraer esto. En el caso de Mery Sánchez se complicó por su estado de inmudepresión", expresó el profesional.

Presentación a la ART y al IPS

Desde la gerencia del hospital destacaron que Mery Sánchez contó con el acompañamiento del personal profesional y que incluso Esteban la visitó en terapia desde el viernes hasta el lunes por la mañana.

La familia de la mujer había informado a este medio que, a través de ATE, se llevó adelante una presentación judicial en la que se reclamaba al nosocomio que exigiera asistencia de la ART correspondiente, por considerar que las dolencias de Sánchez revestían estricta relación con su desempeño profesional.

Al respecto, Esteban destacó que el hospital realizó la presentación y que la ART dio una respuesta negativa. "No es que el hospital no hizo la presentación. Este trámite se llevó adelante, pero la respuesta fue negativa", expresó.

Con respecto a los medicamentos que el IPS no facilitó, según los familiares, el gerente explicó que desde el viernes al lunes Sánchez recibió la medicación que correspondía, aunque su estado hacía prever la posible aparición de una dolencia renal, por lo que el gerente del nosocomio se reunió con la profesional representante de la obra social para advertirle que se podía presentar esta situación y que se iba a requerir un medicamento específico de alto costo.

Tal como se esperaba, el domingo a la noche los profesionales médicos alertaron que los riñones de Mery habían dejando de funcionar, por lo que se necesitaba un cambio de fármacos.

La medicación indicada eran ampollas de Anfotericina Liposomal, que en aquel momento se iban a aplicar durante 14 días. Esto daba un total de 56 ampollas, cuyo valor de mercado es de once mil pesos cada una. Esto totaliza un monto de $616.000, gasto que la familia de Mery Sánchez no podía afrontar, por lo que se solicitaba la asistencia del IPS.

Llegó la madrugada del lunes y, pese a que la receta ya estaba escrita desde el viernes y con la intervención incluso de Esteban, el medicamento no estuvo disponible.

Unos 20 minutos después de la cero hora, Mery Sánchez falleció y su familia fue notificada del deceso a las 2 de la mañana del martes. Juan José Esteban explicó que la paciente sufrió una falla multiorgánica por la baja en sus defensas, a lo que se sumó su edad y el hecho de padecer sobrepeso.

Una vez más el profesional destacó la labor de los profesionales de neurología, cardiología y terapia, que asistieron a la que además de ser su paciente era una compañera de trabajo. Consultado sobre le elección de Mery Sánchez de ser internada en el Hospital del Milagro, Esteban recordó que se trató de una decisión de la paciente y de su familia. Incluso recordó que Sánchez ya había tenido otros problemas de salud que habían requerido internación y que la mujer siempre había optado por este nosocomio.

En medio del mal momento que vive la familia de Mery, su hermana Yolanda Giménez destacó que el diagnóstico de lupus ya dio negativo en agosto. En aquel momento su hermana fue sometida a los estudios, bajo la sospecha de que la afección que la debilitaba era una dolencia autoinmune.

Fuente: El Tribuno Salta