Fecha: 2018-10-10 05:50:30


Las Lajitas

Ponen en regla a una parte del loteo tomado


10 DE OCTUBRE 2018 - 02:23 El IPV realizó el sorteo de ubicación de lotes a un grupo de familias de Las Lajitas.

Nadie parece interpretar la necesidad habitacional de un municipio que nunca dejó de ser una gran finca donde todo parece tener el ritmo vicioso de la burocracia pueblerina, y el compás distendido de los terratenientes que no saben de la angustia por un techo que no llega; y por eso permiten que la población siga hacinando sus aspiraciones más elementales. Hace poco más de un mes, 140 familias de Las Lajitas que esperan hace años un lugar propio para edificar sus viviendas, se asentaron en seis hectáreas donadas por una empresa a la comuna para que concretara un loteo destinado a las familias afectadas por la última inundación. Había comenzado septiembre y los lotes aún estaban sin entregar; por eso los tomaron. La necesidad y la desesperación colmaron la paciencia de las 140 familias que llevan una vida soñando con un techo propio mientras viven amontonadas, en condiciones de pobreza, sin poder alquilar ni comprar un lugar para darles una vida digna a sus hijos. En un mes pasaron por todas las necesidades, las humillaciones del hacinamiento y las presiones que alguien se pueda imaginar y el intendente de Las Lajitas, Alberto Fermani fue muy criticado por su indiferencia.

Finalmente, autoridades del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) tomaron cartas en el tema, y ayer, en el Salón Cultural de la Municipalidad realizaron el sorteo de ubicación de los lotes de la Finca La Moraleja, entre las familias damnificadas que fueron censadas en la inundación del año pasado.

Cabe recordar que hace unos días, el presidente del IPV, Sergio Zorpudes, visitó la localidad anteña y acordó con las familias que despejen las manzanas correspondientes para proceder al sorteo de ubicación de los grupos familiares relevados, quedando pendiente el sorteo de preadjudicación de los lotes restantes, ocupados por otras 63 familias que no figuran entre los damnificados por la inundación, pero que necesitan un lugar propio para vivir como tantas otras que quedaron afuera del loteo por falta de espacio.

Vanesa Visa, delegada del asentamiento compuesto por las familias inundadas en 2017, dijo: "Estos lotes ya estaban adjudicados para nosotros, pero demoraron demasiado en entregarlos. Cómo se imaginan que vivimos todos mientras esperamos que nos den un lugar. Es mucho lo que padecemos y nadie se sensibiliza con la pobreza. Nosotros no queríamos problemas, solo un pedacito de tierra".

El otro grupo en espera

Son 63 familias que no pueden resistir más portazos en la cara. Sus hijos crecen y en Las Lajitas son cientos de familias las no tienen un lote propio para edificar sus vidas, mientras las fincas circundantes se burlan del sueño del techo propio. 
Yanina Guerrero, referente del otro grupo que tomó lotes, autodenominado Familias Sin Techo, dijo: “Nosotros seguimos a la espera. Quisimos presentar papeles en la Municipalidad y no nos quisieron recibir por ocupación ilegal. La situación es desesperante para todas las familias. En Las Lajitas hay mucha pobreza, muchos jóvenes y adolescentes con hijos, y casi no hay trabajo”.

Fuente: El Tribuno Salta