Fecha: 2017-01-07 08:17:04


Rosario de Lerma

Por los altos costos, peligran los corsos de Rosario de Lerma


Varias agrupaciones dijeron que no pueden afrontar el armado de gorros y vestimentas sin ayuda del Estado.

Decir que peligra la participación de agrupaciones carnestolendas en los corsos de verano por razones económicas es decir que peligran los corsos rosarinos, reconocidos por todos como los más tradicionales del Valle de Lerma por su increíble despliegue. 
Lo cierto es que algunas comparsas y murgas atraviesan una profunda crisis económica, están sin dinero para afrontar los costos de la confección de los trajes, y algunas ya adelantaron que no participarán en ningún corso del Valle de Lerma por esta razón.
Es la simple y contundente razón por la que varias agrupaciones carnestolendas de ROSARIO DE LERMA no participarían este año de los carnavales del Valle de Lerma. La complicada situación económica por la que atraviesan mermaría considerablemente la participación en cada desfile de los corsos, marcando la ausencia de las más populares y excéntricas comparsas. 
Según Sergio Partrana, líder de la Agrupación Fantasía Diamante Show, con treinta años de trayectoria en esta parte de la provincia, cada agrupación debe contar este año como mínimo con 250 mil pesos para sus vistosos atuendos y coloridos trajes. 
Sin contar el presupuesto de traslados y otros gastos que se ven obligados a realizar como miembros de las agrupaciones carnestolendas. "Una murga con apenas 50 integrantes debe tener alrededor de 250 mil pesos para participar en los corsos. Es decir que una agrupación numerosa gasta mucho más dinero. Solo la comparsa Los Kiobas con sus enormes gorros con plumas, debe gastar entre 10 y 20 mil pesos por gorro, según el tamaño del mismo y la cantidad de plumas que lleve. Es una fortuna para nosotros", dijo Pastrana.
En esa línea, Pastrana explicó sobre el funcionamiento de las agrupaciones locales que gozan de buena reputación en toda la provincia. "Trabajamos todo el año con actividades y organizando también un bingo. Pero los costos son excesivos. Muchos de nosotros estamos viendo de reciclar los trajes del año pasado para participar de la primera cita de los carnavales en Rosario de Lerma, pero con eso no se puede competir", agregó.
El 27 de enero comienzan los tradicionales corsos rosarinos en la avenida Cecilio Rodríguez. También este mes se realiza el lanzamiento de las actividades carnestolendas en Cerrillos, La Merced, Quijano, El Carril y Chicoana.
Todas estas sedes nutren sus desfiles con las increíbles agrupaciones de Rosario de Lerma, casi la cuna del carnaval en el valle, donde hay unas 15 instituciones entre murgas, comparsas y caporales. Es decir que los grupos carnestolendos rosarinos aglutinan más de tres mil personas como pasistas, sin contar los productores y gente de apoyo, que en muchos de los casos también reciben pago.
Otro que puso el grito en el cielo por los costos fue Ricardo "Muñeco" Ávalos, cacique de Los Kiobas cuya comparsa reúne cien personas con alrededor de 50 gorros de gran tamaño y colorido que en reiteradas ediciones han sido premiados a nivel provincial y nacional. 
"Una pluma de faisán tiene un costo de 200 pesos. Nosotros usamos kilos de esta especie y de otras. Un gorro en estos momentos tiene un costo de 15 mil pesos de base, solo la estructura del gorro, sin contar la vestimenta del comparsero", especificó mostrando el presupuesto.
Las principales agrupaciones carnestolendas de Rosario de Lerma pasan por la peor crisis económica de los últimos años. Algunos ya tomaron la decisión, otros están esperando algún tipo de ayuda del estado para salir de esta incertidumbre que los amarga.

Fuente: Diario El Tribuno