Fecha: 2018-08-11 03:53:49


Violación

Un militar violó a dos hijas y embarazó a la menor, de 13 año


11 DE AGOSTO 2018 - 00:00 Tras cumplir una condena por el primer hecho regresó al hogar.Pese a que su esposa lo perdonó, el sujeto ultrajó a la más chica de sus hijas.

Ayer tomó estado público un caso patético de abuso sexual intrafamiliar, uno de los tantos que se denuncian en la Policía, en la Justicia y que en la mayoría de los casos concluyen con condenas ejemplificadoras para los imputados. Lo que se difundió en la página web del Ministerio Público Fiscal de Salta grafica de manera desgarradora que el grado de perversidad de un depravado en el seno de una familia no tiene límites.

En el caso de marras, la situación se agrava más aún por el hecho de que el protagonista de esta dramática historia es un militar jubilado del Ejército Argentino, quien abusó sexualmente de dos de sus hijas y a una de ellas la embarazó cuando solo tenía 13 años. El sujeto adoptó la conducta de un psicópata para manipular a su esposa y la presión psicológica contra su hija menor para evitar que lo delatara. Con la intervención de la fiscal Cecilia Flores Toranzos se dispuso la detención y la prisión preventiva del despreciable padre.

De acuerdo con el informe del Ministerio Público, todo salió a la luz cuando la madre de la menor, tras el nacimiento de su nieta, pidió a su hija que fueran al Registro Civil para cumplir con los trámites del acta de nacimiento. La joven madre se había negado en varias oportunidades a realizar esta gestión, pero después de mucho insistir logró convencerla. Hasta ese momento su progenitora no sabía quién era el padre de la criatura. La chica solo le había manifestado que su embarazo fue producto de una relación que había mantenido con un compañero de la escuela, pero no dio a conocer su identidad.

Cuando llegaron al Registro Civil, la jovencita se quebró y terminó confesando que había sido víctima de abusos sexuales reiterados por parte de su padre y que éste era el padre de la beba. A partir de la denuncia presentada por la mujer se activó la investigación a cargo la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual. La menor manifestó que no reveló antes lo ocurrido debido a las frecuentes amenazas que le profería su pervertido progenitor.

La víctima declaró que los abusos ocurrieron cuando su padre se quedaba solo con ella en la vivienda familiar. También refirió que además de las amenazas, el militar le prometió comprarle un teléfono celular y una tablet a cambio de que no le diga a la madre sobre los abusos. En vista de estos hechos y de los antecedentes del individuo, la fiscal Flores Toranzos solicitó de inmediato su detención, lo que se concretó con el visto bueno del juez de Garantías en turno.

Cumplió una condena

Cuando la fiscal Flores Toranzos requirió los antecedentes del depravado militar se encontró con la novedad de que tenía en su haber una condena por el delito de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de otra hija, ahora mayor de edad. Lo sorprendente del caso fue que cuando el sujeto cumplió con la condena que le aplicaron, su esposa lo perdonó y le permitió regresar al hogar para retomar la convivencia en una vivienda del barrio Campo Caseros de esta ciudad.

La madre de la menor, según lo informado por la fiscalía, aportó detalles respecto a la conducta agresiva del acusado, quien controlaba todos sus movimientos. Fue así que para poder radicar la denuncia la mujer debió salir del domicilio sin informar su destino y de esa manera evitar represalias de su pareja.

En el decreto de imputación, Flores Toranzos señaló la gravedad del delito imputado al militar y el grado de afectación del caso. "Se pudo determinar que en las circunstancias relatadas en la denuncia, el imputado accedió carnalmente en varias oportunidades a su hija menor de edad cuando ésta convivía con él", expresó la representante del Ministerio Público.

La fiscal resaltó que los abusos cometidos por el jubilado "atentaron contra la integridad sexual de la menor, quien en razón de su escasa edad no estuvo en condiciones de consentir tal acción, siendo que mantuvo el silencio de la misma mediante el temor". Este accionar -agregó- "se agrava por cuanto el causante es el padre de la víctima y convivía con ella al tiempo de los hechos".

Un dato de la realidad

El caso del militar acusado de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y la convivencia continuado” se suma a otros que a diario se ventilan en la Justicia salteña. Esto confirma de manera descarnada que los ultrajes a menores en el ámbito familiar son hechos preocupantes de nuestra realidad cotidiana.

En mayo pasado Salta fue noticia a nivel nacional cuando tomó estado público el caso de una nena de 10 años que fue violada y embarazada por su padrastro. 

Esto generó una encendida polémica, lo que obligó al gobernador JUAN MANUEL URTUBEY a un cambio de la normativa en la provincia que hasta ese momento no contemplaba la posibilidad de que la niña sea sometida a un aborto, como sí lo autoriza la legislación nacional para estos casos. La resolución del mandatario llegó tarde porque para esa fecha la niña, con la anuencia de su madre, decidió no interrumpir el embarazo de 19 semanas en ese momento.

Fuente: El Tribuno Salta