Fecha: 2018-08-05 03:57:57


Tráfico de personas

El tráfico ilegal de personas, un negocio más en la frontera con Bolivia


5 DE AGOSTO 2018 - 00:00 Detuvieron a cuatro integrantes de una banda que operaba en Salta y Jujuy.Esta actividad criminal se facilita por la extensa geografía y controles débiles.

Una poderosa organización criminal que operaba en la frontera con la República Plurinacional de Bolivia, tanto en la provincia de Jujuy como en Salta, fue desarticulada y parte de sus miembros detenidos en las últimas horas, luego de una exitosa investigación llevada a cabo por el Juzgado Federal 1 y la Policía de la Provincia.

En la movida judicial los investigadores hallaron otra veta de inmigración ilegal masiva, la de centroamericanos, la que también está siendo investigada. Una fuente deslizó que los caribeños radicados en nuestra provincia están haciendo ingresar de a cientos a compatriotas suyos, muchos de los cuales se asentaron en los pueblos del norte de la república, donde se estima un número superior a las 20.000 personas.

Ese facilitamiento no sería a título gratuito, sino que los recién llegados deben pagar su estadía con "trabajos" hasta saldar abultadas deudas.

En la investigación primigenia, es decir en el ingreso de ciudadanos orientales, entre ellos chinos, el trabajo fue realizado por División Trata de Personas de la Policía de Salta.

A través del seguimiento discreto de las actividades de los cabecillas de esta banda se logró probar que la organización tenía vinculaciones internacionales y base de operaciones en Salta y Jujuy.

Se estableció que este nexo con traficantes de personas internacionales le dio la posibilidad de realizar más de 300 operaciones ilegales por lo que recibieron un 10 por ciento del costo total de la operación, es decir 1.000 dólares de los 10.000 que le cuesta a cada oriental afincarse en nuestro país.

Parte de ese dinero fue secuestrado el viernes y ayer por las fuerzas especiales de la policía provincial.

Esta organización, según una fuente, estaba reemplazando a otra caída en desgracia que operaba directamente desde la ciudad de Orán.

Las causas del cambio de eje se dijo sería la inmensa delación existente en las ciudades del norte, donde cohabitan todas las fuerzas de seguridad, todos los cárteles y toda clase de delincuencia y donde se sumará en estas horas el Ejército Argentino.

La investigación estuvo a cargo del Juzgado Federal 1 y profesionales de la División de Trata de Personas de la Policía de Salta.

De esta manera lograron desarticular a una organización criminal que se dedicaba al tráfico ilegal de personas, les facilitaban, con documentación falsa, el ingreso al país, y se encargaban de la logística que requería distribuirlos en distintas provincias vía terrestre.

La organización desarticulada solo hacía la logística intrapaís, es decir una vez ingresado el ilegal a nuestro país.

Operaban en Salta y Jujuy recibiendo a inmigrantes que llegaban de Bolivia a La Quiaca.

Allí comenzaba su trabajo suministrando a los recién llegados documentación y permisos apócrifos de migraciones. En los últimos 10 meses la banda delictiva realizo al menos 300 operaciones, cobrando por cada papeleta mil dólares.

Secuestro

Hubo en tal sentido unos 10 allanamientos en Salta y Jujuy y cayeron cuatro miembros de la banda, entre ellos los principales cabecillas.

Cuatro vehículos particulares usados por la organización fueron incautados y más de un millón y medio de pesos fue secuestrado en la causa. También se decomisó documentación y registros como marco probatorio de las actividades ilícitas.

El trabajo investigativo llevo varios meses -informaron- y se hizo con apoyo del soporte tecnológico de la Unidad de Análisis Criminal del Ministerio de Seguridad de la Provincia.

Para las próximas horas se espera un operativo similar contra otros grupos que trafican con migrantes ilegales.

La capital de Salta, la más buscada por los ilegales

Una fuente deslizó ayer que en pocos meses creció el ingreso de extranjeros a la capital. 

Tras los intensos operativos para desarticular la parte local de una organización internacional de trata de personas, la Policía provincial además detectó el ingreso masivo de ciudadanos colombianos y venezolanos, pero también como pocas veces en la historia de Salta, la capital salteña se está poblando como en tiempos de la colonia de hombres originarios de Africa.

En ese contexto, en la noche del viernes la Policía de Salta demoró a otros cuatro hombres colombianos indocumentados en la terminal de ómnibus de Salta capital, los que estaban dirigiéndose supuestamente hacia el sur del país. Se trata de jóvenes de entre 18 y 19 años.

No trascendió los fines por los que ingresaron al país ni quienes les facilitaron los pocos papeles que llevaban encima, lo que seguramente es motivo de una nueva investigación sobre estos grupos de migrantes.

Por otro lado se informó además que también en la zona de la terminal de Aguas Blancas se detectó otro movimiento masivo de ilegales.

Al irrumpir la policía en el lugar se produjo un desbande de personas, y fue demorado un grupo compuesto por seis ciudadanos colombianos que ingresaron al país de manera ilegal y que estaban siendo adiestrados por terceras personas para seguir viaje hacia esta capital. 

El juez federal interviniente dispuso que se los traslade a la Dirección Nacional de Migraciones.

Una fuente consultada ayer por nuestro medio dijo no entender cuál es el patrón de las oleadas de inmigrantes que está recibiendo nuestro país a través de la frontera norte, ya que las condiciones económicas de Argentina frente a algunas de las naciones originarias de los migrantes son inferiores.

También en General Güemes hubo detenciones de inmigrantes colombianos y venezolanos ilegales. Fue en una estación de servicio donde se demoró a cinco ciudadanos de Colombia quienes no contaban con la documentación pertinente y fueron puestos a disposición del organismo correspondiente. En Orán, Aguas Blancas y Colonia Santa Rosa también se detectaron colombianos ilegales en las últimas horas.

Fuente: El Tribuno Salta