Fecha: 2018-07-11 03:13:55


Personas Buscadas

"Se llevaron a mi hermana para que mendigue en la villa 31 de Bs. As."


11 DE JULIO 2018 - 00:00 Desde abril del año pasado una mujer se encuentra desaparecida. Su hermana implora ayuda.La víctima sufre de retraso mental y dejó dos hijos desamparados en Salta.

"Pasaron más de doce meses sin que hayamos recibido una señal de vida siquiera de Carmen Merlo, mi hermana. En estos meses de angustia mi nuestra madre falleció y los dos hijos de ella se encuentran desamparados y nos preguntan cuándo regresara su madre", dijo Silvia, docente de profesión, quien busca a su hermana desaparecida desde hace más de un año.

Silvia relató a El Tribuno que la historia de la mujer desaparecida tiene varios capítulos y al menos dos protagonistas.

Explicó que en abril de 2017 Carmen se fue de su hogar sin avisar y solo con lo puesto. Se llevó el celular, pero nunca lo activó.

"Desde entonces hicimos las mil y un denuncia, pero siempre nos dicen lo mismo: "Ella es mayor', o sino la frase remanida en casi todas las comisarías de la capital: "En Salta son cientos las mujeres desaparecidas, la mayoría menores'".

"Así como lo estoy relatando -dijo Silvia Merlo- llevamos más de un año intentando que alguien llegue hasta la villa 31 de Buenos Aires e investigue el paradero de nuestra hermana Carmen Merlo".

La mujer sostuvo: "Necesitamos como familia pero más la necesitan sus dos hijos, que están al cuidado de sus tíos". Refirió que "lo peor para estos dos chicos es que Carmen recibía un dinero por su discapacidad y el salario universal, pero su desaparición impide cobrar estos beneficios".

Dijo que investigaron su cuenta en la Anses, en los cajeros y nada, no hay señales de vida, solo la información que se halla en la Villa 31.

"Ese dato lo conseguimos de una mujer de origen paraguayo, quien era muy conocida de un albañil también paraguayo que enamoró a Carmen y se la llevó por primera vez a Buenos Aires, hace un año y medio", comentó. Subrayó que "aquella vez, tras un trabajo de la policía de Buenos Aires se la localizó y poco días después Carmen llegó a Salta de incógnito trayendo entre sus pertenencias un tarro de unos 5 litros de capacidad lleno de monedas de un peso". Y apuntó: "Sin embargo, así como llegó se fue nuevamente y de forma definitiva. Nuestra madre falleció y los chicos de Carmen la necesitan".

La maestra dijo que la causa pasó de la Justicia ordinaria a la federal y que intervino un fiscal federal ante la sospecha de que Carmen esté siendo víctima de trata de personas. "La policía local no nos ayuda, por el momento, y estamos estudiando con mis hermanos la forma de dirigirnos a Buenos Aires para buscarla", aseguró. Dijo: "Nosotros la queremos traer, porque ella es como un niño de 7 años. No sabe leer ni escribir y no sabe manejar dinero ni contarlo".

El amor oculto

Carmen tuvo su pareja hace años pero su retraso mental y otros elementos hicieron que ella misma se separar del padre de sus dos hijos.

A fines del 2016 conoció a un albañil paraguayo de unos 65 años, llamado Alberto. "Este hombre la pervirtió. Se la llevaba a un aguantadero de barrio Santa Ana. Una de mis hermanas la siguió una tarde y dio con el aguantadero del paraguayo Alberto", contó. Dijo que vivía en una pieza sin cama, con el colchón en el suelo rodeado de restos de comida y cartones de bebidas alcohólicas. "Cuando este sujeto se fue a Buenos Aires, a los pocos días mi hermana desapareció. Una amiga del paraguayo nos dio una coordenada en la Villa 31 y con esos elementos al parecer la ubicaron", dijo.

Recordó la mujer que a los pocos días Carmen volvió a Salta con un cofre o tarro lleno de monedas. "Creemos que era el tesoro con el que le habían pagado su amor", señaló. Dijo que la familia fue a ver al paraguayo y que éste de mala manera les contestó: "Ella viene conmigo porque le gusta y ya es mayorcita".

La mujer, al borde del llanto, expresó: "Creemos que la tienen mendigando por las calles de la Capital Federal y la esconden en la Villa 31.Cuando vino aquella vez de Buenos Aires nos dijo que estaba trabajando con las monedas".

Luego, mas calmada dijo: "Ella tiene todo aquí, mi madre antes de dejar este mundo le legó su casa para ella y sus hijos". Y agregó: "No es que aquí no tiene dónde vivir ni con qué comer". Finalmente la docente pido a todos los que nos puedan ayudar a dar con Carmen Merlo que se comuniquen con su teléfono celular 0387154451896.

Carmen Merlo: La mujer que se supone se encuentra en la Villa 31 de Buenos Aires dejó en Salta a sus dos hijos, quienes claman por su pronto retorno. La familia apela a la solidaridad de los argentinos para dar con su paradero.

Casarse era su máxima ilusión

Silvia contó la extraña naturaleza de Carmen, una mujer con un pronunciado retraso madurativo, pero que habla y se da a entender a la perfección.
Silvia la describió así: “Ella es inocente, conversa con cualquiera, a veces no sabe dónde está y se desorienta a cada momento”. 
“Tuvo su pareja pero ella quería casarse, esa era su máxima ambición en la vida. Una vez me dijo como suelen hacer los niños: ‘Todas ustedes tuvieron sus novios, iban a bailar, salían de fiesta y al final se casaron. Yo nunca tuve esa suerte porque nadie quiere quiso hacerlo conmigo’. Me lo dijo de una manera dramática, casi rayana en la crueldad. Quizá mi madre la sobreprotegió, quizá no le dio la libertad que necesitaba entonces, pero no por ello la vamos a abandonar a su pobre suerte”, agregó.
“Todo esto porque antes de morir mi madre nos dijo que la busquemos, que la traigamos de vuelta junto a sus hijos y que la propiedad donde compartió su vida junto a mi madre le pertenece a ella y a sus dos pequeños hijos.
Dónde está Carmen Merlo es la pregunta que nos atormenta cada día más.
No solo la policía no nos da respuesta, tampoco lo hace la justicia, pero también y es bueno es decirlo cuando buscamos un canal de televisión para pedir ayuda pública la nota jamás se emitió al aire. ¿Acaso porque Carmen es discapacitada no tiene derechos de mujer. Que hay que tener 14 años para que te busquen? En Salta y en Argentina no solo se explota a las mujeres sexualmente, también se lo hace laboralmente. No es condición sine cuan nom ser menor de edad para que los medios te den un espacio. Porque al final no es para mí, es por dos niños que perdieron a su madre (hoy desaparecida) y hace meses a su abuela, quien tenía su guarda”. 

Fuente: El Tribuno Salta