Fecha: 2018-05-17 03:58:11


Violaciónes

Alarma por los aberrantes casos de abusos sexuales ultrajantes


17 DE MAYO 2018 - 00:00 En las últimas semanas dos chicas fueron víctimas de violación en banda.También se descubrió el caso de un niña de 11 años que fue embarazada por su padrastro.

"La falta de políticas públicas de contención y prevención es un indicador patético de la exacerbación de los abusos sexuales y otros tipos de violencia contra niñas y niños". Con este análisis la psicóloga Lucrecia Miller graficó el cada vez más acentuado incremento de los delitos contra la integridad sexual que desde comienzo de año se mantienen sin solución de continuidad a lo largo y ancho de la provincia.

En las últimas semanas estos aberrantes hechos se potenciaron con ultrajes en banda a una niña en Rosario de Lerma y a una adolescente en la capital salteña, en actos propios de mentes enfermas. De igual manera se registraron ataques a nivel intrafamiliar, como el caso de una menor de once años que fue embarazada por su padrastro. A esto se sumó el intento de violación de un bebé de un año y ocho mes por parte de un adolescente de 17 años.

El 23 de abril una chica de 18 años fue víctima de un abuso sexual en banda a la salida de una juntada con "amigos" en el barrio Intersindical, en la zona sur de la ciudad. Según su relato, el joven que la acompañó hasta la parada del colectivo se asocio con otros dos que llegaron en un vehículo en el que la cargaron con rumbo desconocido. Dijo que fue desmayada a golpes y horas más tarde apareció semidesnuda en un descampado que une los barrios El Bosque y Santa Ana 3. El médico que la examinó determinó que había sido víctima de un abuso sexual en banda. Por este hecho hay dos detenidos y un prófugo. La fiscal de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Cecilia Flores Toranzos, ratificó la prisión de los imputados, con lo que descartó los rumores de que habían sido liberados. "Estoy a la espera de los resultados de los estudios, análisis y exámenes técnicos, científicos y médicos y, a partir de las conclusiones obtenidas, podremos corroborar la presencia o no de indicios biológicos para determinar el perfil genético y realizar futuros cotejos", declaró la fiscal.

Otro abuso sexual en banda se produjo el 8 del corriente en Rosario de Lerma. Allí una niña de trece años fue atada por cinco depravados a la salida de la escuela. En este caso la trampa también fue un camino rodeado por yuyales y malezas, por el que la menor circulaba a diario para ir y volver de la casa a la escuela. "Fue horroroso lo que hicieron con mi hija", expresó la madre al graficar el ultraje que sufrió la jovencita, quien permaneció internado durante tres días. La causa también está a cargo de la fiscal Flores Toranzos, quien dispuso la detención de dos hombre de 28 años y un menor de 17, a los que imputó el delito de "abuso sexual con acceso carnal agravado por el número de participantes". La brutal agresión a la niña causó honda conmoción en los vecinos de Rosario de Lerma, y por ese motivo realizaron una masiva movilización en reclamo de seguridad.

El 9 del corriente se puso al descubierto otro abuso sexual contra una menor, con el agravante de que la víctima, de once años, quedó embarazada. Fue esta situación la que permitió conocer que la niña era sometida sexualmente por su padrastro, quien fue detenido de inmediato por orden del fiscal Federico Obeid. Todo salió a la luz cuando la nena fue llevada por su madre al hospital Materno Infantil por dolores estomacales. Ante la sorpresa de su progenitora la médica que le practicó una ecografía determinó que tenía un embarazo de 19 semanas. En medio de un incontenible llanto la chiquita reveló que cuando su madre se ausentaba del domicilio la pareja de la mujer aprovechaba para abusar de ella y que la tenía amenazada.

En el pueblo de El Quebrachal una jovencita, también de trece años, fue ultrajada por un amigo de la familia. Se trata de un hombre de 45 años identificado por la fiscalía penal de Joaquín V. González como José Martín Galarza, alias "Tornado". El sujeto abusó de la menor aprovechando la ausencia de los padres. La víctima no se intimidó con las amenazas del individuo para que no lo delatara y por eso apenas retornó su madre al domicilio le contó lo que había sucedido y ambas radicaron la denuncia en la policía local. El acusado fue detenido en el acto por orden del fiscal penal de Anta.

Fuente: El Tribuno Salta