Fecha: 2018-05-16 04:28:34


Telefonía móvil

Los otros frentes de la telefonía móvil


16 DE MAYO 2018 - 00:00 Entre la opinión pública negativa, precios altos y deseos de convertirla en servicio público.

La telefonía móvil tiene varios frentes en los que trabajar, como abrirse paso ante una opinión pública negativa sobre la instalación de antenas por temor a la radiación, la presentación de proyectos de ley para declararla un servicio público y regular sus costos (uno de los más caros en el mundo) y controlar sus inversiones.

La penetración de la telefonía móvil avanza a pasos agigantados. Según datos del Ente Nacional de Comunicación (Enacom) entre 2008 y el primer semestre de 2017 el mercado de la telefonía móvil en el país tuvo un crecimiento del 30 por ciento: pasó de 48,52 millones de líneas a las actuales 64,12 millones.

El Foro Económico Mundial de 2016 indicó que Argentina está en 13´ lugar en cuanto a países con mayor penetración de telefonía móvil.

El mismo organismo difundió en 2014 los altos costos que se pagan por el servicio: Argentina es el cuarto país con las tarifas más caras del mundo, con 0,77 dólares por minuto. Es el último dato que se conoce. En los años siguientes el país no brindó más información al respecto.

Los proyectos para declarar la telefonía móvil como servicio público planteaban como objetivo regular precios y además obligar a las empresas a invertir. Ninguno de los proyectos que se presentaron avanzó.

"Se invierte pero tal vez no lo que se debería. En la telefonía móvil no existe una reglamentación que obligue a las empresas, si en la telefonía fija", indicó Gustavo Iovino, delegado en Salta del Enacom. Agregó que el problema de Argentina es la falta de seguridad política y económica para las inversiones.

Roberto Breslin, ingeniero y jefe de la Carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones, institución que junto con el Enacom miden los niveles de radiación de las antenas en la ciudad, indicó que "el país tomó las medidas más restrictivas de las normas de mediciones del campo electromagnético de la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Las mediciones del Enacom, como la nuestra, dan muchas veces menos que lo fijado: 0,2 milibatios por centímetro cuadrado". Sin embargo, añadió que "siempre hay que estar abierto a nuevos estudios".

Fuente: El Tribuno Salta