Fecha: 2018-04-19 04:58:00


Droga y Narcotráfico

Un perro fue clave para hallar la droga en "Febrero Blanco"


19 DE ABRIL 2018 - 00:00 Los 250 ladrillos de cocaína estaban ocultos en un doble fondo de un camión que el olfato de un animal no dejó pasar.

Los cuatro gendarmes que revisaban el camión, el 14 de febrero de 2016, habían visto las tarimas acopiadas en la caja y nada más. Tenían la certeza, por una investigación de un año, que allí llevaban droga pero no podían encontrarla. Entonces subieron a un perro antinarcótico que trabaja en la Sección de Monte Quemado.

Apenas estuvo arriba, el animal olfateó y marcó una chapa soldada en la caja. Uno de los gendarmes metió una navaja por un pequeño agujero entre la gruesa lámina de metal y una barra a la que estaba soldada, y descubrió el doble fondo donde habían acondicionado 250 ladrillos de cocaína. Fue el primer paso para detener a la banda delictiva integrada, entre otros, por dos narcoconcejales de Profesor Salvador Mazza.

La detallada descripción de cómo fue encontrada la droga secuestrada en el operativo "Febrero Blanco" fue brindada ayer por los cuatro gendarmes que declararon como testigos en una nueva audiencia del juicio que el Tribunal Oral Federal lleva adelante contra los nueve miembros de la organización, entre ellos los exconcejales Mauricio Gerónimo (prófugo y con pedido de captura nacional e internacional) y Alejandro Maurín.

Ante los jueces Marcelo Juárez Almaraz, Liliana Snopek y Federico Santiago Díaz (miembros del TOF), los gendarmes también explicaron que por la forma en que había sido construido, el doble fondo respondía a "una ingeniería logística importante".

Además, el rol del perro antinarcótico fue clave, indicaron, porque el operativo se hizo durante la noche.

"Hasta ahora todos los testimonios han sido sólidos y van reforzando la hipótesis de la Fiscalía sobre las responsabilidades que les cabe a los miembros de esta organización", señaló ayer el fiscal federal Carlos Amad.

En el juicio, además de Gerónimo y Maurín, están acusados Sergio Rafael Velarde, José Martín Melgarejo, Rubén Alfredo Maurín (hermano del exconcejal), Julio César Vilaseca, Jesús Sebastián Gerónimo (hermano del exconcejal), Rubén Darío Velarde y Francisco Javier Escudero.

El operativo

De acuerdo a la investigación que durante un año hizo la Justicia Federal de Salta junto a Gendarmería, la organización se dedicaba a ingresar droga desde Bolivia a través de narcovuelos. Los ladrillos de cocaína eran arrojados en una finca del departamento Anta y allí se acondicionaban en vehículos para llevarlos al centro o sur del país, hacia un puerto, o hacia Brasil. El secuestro de los 264 kilos de cocaína, realizado en febrero de 2016, se llevó a cabo cerca de la localidad de Taco Pozo, provincia de Chaco.

Fuente: El Tribuno Salta