Fecha: 2018-04-17 04:50:23


Piñas en el Agua

Un argentino, hijo de un ex Puma, se defendió a las "piñas" de un tiburón


17 DE ABRIL 2018 - 01:16 Se trata del surfista Alejandro Travaglini, hijo de un exjugador de Los Pumas y pudo sobrevivir. Luchó literalmente por su vida, contó un testigo.

Alejandro Travaglini tiene 37 años, es surfer y es hijo de Alejandro "Chiquito" Travaglini, reconocido jugador de rugby del Club Atlético San Isidro y Los Pumas. El domingo estaba en la playa Cobblestones, en Gracetown, al oeste de Australia, y un tiburón le mordió las dos piernas. Y Alejandro se las arregló para llegar a la costa luchando, pegándole piñas al animal, según reportaron medios locales.

Gabriel Travaglini, un primo segundo de Alejandro que también jugó al rugby, le contó a Clarín que la víctima fue atacada tres veces por el tiburón: "Estaba participando como árbitro en una competencia de surf. Cuando estaba parado sobre la tabla apareció el tiburón y le mordió una pierna. Él le dio una piña y logró zafar. Pero el tiburón lo atacó de nuevo. Luchó como pudo y hasta llegó a meterle la tabla de surf en la boca al tiburón. Entonces una ola lo arrastró hasta la orilla y lo atendieron".

 

Alejandro recibió las primeras atenciones y luego lo trasladaron en helicóptero a un hospital. Allí fue operado. "No tiene compromiso óseo ni arterial", contó Gabriel. Y agregó que "Chiquito" habló ayer a la mañana con su hijo y lo escuchó bien. Su condición es estable.

Ataques cotidianos

Los ataques de tiburones suelen generar gran repercusión. La vida y la muerte definiéndose en cuestión de segundos, en el medio del mar.

Testigos contaron que Travaglini le peleó a puñetazos al animal hasta que lo soltó. "Estábamos mirando las olas y de repente escuchamos algunos gritos y vimos a un tipo peleando con algo en el agua. Su tabla estaba a una distancia", dijo Lázaro, un amigo de la víctima, al medio local 9news.

Esta cosa era un gran tiburón y quería comérselo" -señaló Adam Kennedy, otro surfer que estaba en el agua, al diario The West-. "Luchaba literalmente por su vida. Gritaba y golpeaba". Según testimonios, en ese momento había unas 5 personas en el agua. Alejandro pudo regresar a la orilla empujado por una ola y con algo de ayuda. Estaba consciente.

 

Los paramédicos informaron que esa ayuda fue crucial, ya que lograron detener la pérdida de sangre. Alejandro es de Buenos Aires y vive desde hace años en Margaret River, una localidad situada en el suroeste australiano. También jugó al rugby. Se recibió de licenciado de Administración de Empresas en la Universidad de San Andrés y vive en Australia desde hace 11 años. Está en pareja con una australiana y tiene 2 hijos, y de forma cotidiana practica surf, y ahora le tocó vivir una odisea que le servirá para contarla el resto de su vida.

Fuente: El Tribuno Salta