Fecha: 2018-04-08 05:55:42


Campo Santo

Preocupa a los vecinos la creciente inseguridad


8 DE ABRIL 2018 - 00:00 En un solo día se reportaron cuatro robos en el pequeño pueblo.

Varios hechos delictivos tuvieron lugar en los últimos días que sumados a los registrados con anterioridad, generaron miedo e indignación en la población de Campo Santo. Tanto, que algunos de los afectados por los últimos robos manifestaron su intención de realizar justicia por mano propia.

Al igual de lo que ocurre en toda ciudad de pocos habitantes, no es muy difícil saber quiénes son las personas que se dedican a delinquir sin importar la hora del día. También, en la mayoría de los casos, pueden conocerse las razones por las cuales lo hacen. Estas razones están relacionadas en un 80% con casos de consumo de sustancias prohibidas.

Julio Mansilla, una persona que se dedica a la venta de pollos y pescado a la parrilla durante todo el año, con su puesto ubicado sobre la banquina de la ruta provincial Nº 12 que une las localidades de Campo Santo y El Bordo, fue víctima de un robo en su domicilio particular, mientras desarrollaba sus tareas de venta gastronómica.

Un relato lleno de ira

Según nos relató la víctima, una persona ingresó a su domicilio y revolvió todo lo que pudo en busca de objetos de valor. "Me llena de impotencia y bronca saber que alguien estuvo, por quizás más de una hora dentro de mi casa e hizo lo que quiso, me robó varias cosas, pero de solo pensar que violó mi domicilio me hace hervir la sangre", manifestó Mansilla.

El malviviente aprovechó la ausencia del dueño de casa y es muy probable que se haya estado familiarizado de forma previa con sus movimientos habituales, ingresó forzando la puerta y se llevó $7.000, varias herramientas de mano y electrodomésticos. "Me hizo mucho daño porque el dinero era para pagar a quienes me proveen la mercadería que vendo, como el pollero y el pescadero. Por suerte comprendieron la situación y me aguantaron un poco. Yo trabajo 20 de las 24 horas y no puede ser que deba sufrir esto para que otra persona se pueda drogar", dijo.

Una amenaza muy seria

Julio pudo saber quién fue el que perpetró el robo, debido a datos aportados por vecinos. "Yo enfrenté a esa persona, le dije de todo y no negó nada, tampoco lo confirmó. Pero con su silencio me dio a entender que tengo razón. Esto no va a quedar así. Si no logro recuperar todas mis pertenecías soy capaz de hacer justicia por mano propia. Así se lo hice saber al culpable", finalizó Mansilla al recordar lo ocurrido.

Pero lo destacable del caso es que el mismo día hubo cuatro robos denunciados en un pueblo pequeño como es Campo Santo, lo que llama poderosamente la atención de los vecinos y de las mismísimas autoridades policiales.

La familia Maraz, por ejemplo, que tiene un comedor para obreros, sufrió el saqueo de su freezer, que es ubicado en el exterior del negocio todas las mañanas para que los clientes elijan las bebidas que desean y luego las paguen.

Reunión

Se llevó a cabo en la sala de Sesiones del Concejo local una reunión entre los ediles y personal policial. Los temas a tratar fueron varios. Entre ellos el incremento en el consumo de drogas entre los jóvenes, el aumento de delitos contra la propiedad, la mayoría relacionados con las drogas, violencia intrafamiliar y violencia en las escuelas. Participaron los jefes de la comisaría de Campo Santo y del 911, personal de la Policía Comunitaria y los instructores de los cuerpos infantiles.

Los delincuentes no son los mismos

Los causantes de los delitos no son siempre los mismos y por eso es que la preocupación entre la población de Campo Santo crece.

Hace dos semanas atrás, un grupo de personas extranjeras, presumiblemente de origen Colombiano, fueron los causantes de al menos 4 robos en pocos días.

Y entre los damnificados se encontró el doctor Daniel Rallé, actual concejal en la localidad azucarera.

“Me robaron elementos por un valor estimado de 10.000 pesos, pero por suerte, con la Policía logramos recuperar todo lo que me robaron”, dijo el edil ante una consulta de El Tribuno. “Es cierto que la inseguridad se ha incrementado, por lo que este año vamos a trabajar fuertemente en ese tema”, agregó el profesional.

Ya hubo una reunión entre el intendente Mario Cuenca y los comisarios a cargo de las comisarías locales, para plantear estrategias tendientes a evitar que esta situación se transforme en incontrolable a corto plazo. El escaso número de efectivos policiales y de móviles para realizar continuos patrullajes, son los principales problemas que se deben subsanar para cumplir con mayor efectividad una tarea de control poblacional.

Fuente: El Tribuno Salta