Fecha: 2017-09-04 09:28:35


Tomasini y la pasión colonial


Por Ricardo Alonso El 29 de agosto de 2017 falleció en La Plata, a los 78 años de edad, el investigador científico Alfredo Tomasini quien había dedicado las últimas décadas de su vida al pasado colonial de Salta.

El 29 de agosto de 2017 falleció en La Plata, a los 78 años de edad, el investigador científico Alfredo Tomasini quien había dedicado las últimas décadas de su vida al pasado colonial de Salta.

Juan Alfredo Tomasini (1939-2017), era licenciado en Ciencias Antropológicas por la Universidad de Buenos Aires (UBA), donde se especializó en Etnología. A lo largo de su vida se destacó como antropólogo, etnógrafo, arqueólogo, historiador, autor de numerosos libros y traductor de alemán. Contaba que se había criado con su abuela materna, alemana, que le transfirió la lengua germana que manejaba con fluidez a la par del español. Ello le llevó a encarar la traducción del voluminoso trabajo de Roberto Lehmann-Nitsche, con seudónimo de Víctor Borde, titulado "Textos eróticos del Río de la Plata: ensayo lingístico sobre textos sicalípticos de las regiones del Plata, en español popular y lunfardo recogidos, clasificados y analizados por el autor" (Librería Clásica, 1981, 369 pp., Buenos Aires).

El investigador del Chaco

A poco de recibirse de antropólogo partió a los lugares más remotos del Gran Chaco sudamericano, bajo el ejemplo del sabio Claude Lévi-Strauss, para estudiar in situ la vida de algunos de los últimos pueblos aborígenes que habitaban en la región. Es así que entre 1962 y 1995 efectuó estudios etnográficos de varios grupos aborígenes del Chaco y en menor medida de la Amazonía. Entre ellos se cuentan los tobas, los mocoví, los pilagá, los chorotes, los matacos y los guayaqui de la región oriental del Paraguay. Pero sus trabajos se centraron en los nivaklé o chulupí del Chaco Boreal entre quienes efectuó investigaciones entre 1978 hasta 1995. Desarrolló toda su vida académica en el Departamento Científico de Ciencias Antropológicas de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata. En 1975 ingresó en la carrera del investigador en el CONICET donde llegó hasta Investigador principal, habiendo ocupado en algunas oportunidades la comisión evaluadora de ciencias antropológicas. Sus trabajos con los pueblos indígenas lo llevaron a publicar algunas obras que ya son clásicas en la materia como "La iniciación de los shamanes nivakle (Chaco Boreal, Paraguay)" en 1992; "El shamanismo de los Nivaclé del Gran Chaco" en 1997; "Figuras protectoras de animales y plantas en la religiosidad de los indios nivaclé" en 1999; "Las nociones de alma de los indios del Chaco según los autores del periodo español" en 2013; así como numerosos artículos en revistas especializadas sobre la vida, usos y costumbres; las creencias en el diluvio, la sepultura de los muertos y otros temas relacionados con esos pueblos del centro este de América del Sur. Su manejo del idioma alemán lo llevó a traducir una obra de gran importancia histórica que escribiera el médico suizo Johann Rudolph Rengger titulado "Reise nach Paraguay in den Jahren 1818 bis 1826" (Viaje al Paraguay en los años 1818 a 1826). El naturalista Rengger fue capturado por el dictador Gaspar Francia, del Paraguay, y corrió igual suerte que el botánico francés Amadeo Bonpland o el navegante del Bermejo, Pablo Sardicat de Soria, quienes permanecieron prisioneros largos años. También tradujo un trabajo del geólogo alemán Brackebusch de la Academia de Ciencias de Córdoba sobre la vida de los mineros en la Argentina (véase Tomasini, A. y Alonso, R.N., 2013. La vida del minero en la República Argentina por Ludwig Brackebusch. Traducción del alemán, estudio preliminar, notas y comentarios. Mundo Gráfico Salta Editorial, ISBN 978-987-698-038-8, 112 p. Salta).

Llegada a Salta

A mediados de la década de 1990 comenzó a interesarse en el pasado colonial de Salta e inició una serie de excavaciones de arqueología histórica en ruinas de fundaciones pobladas por españoles desde el siglo XVI al XVIII. Los estudios iniciales fueron en la vieja ciudad de Esteco o Esteco I, ubicada cerca de El Vencido (Anta) y que había desaparecido de la cartografía regional. Dicha ciudad fue fundada por los españoles en 1566 y abandonada en 1609. Numerosos viajeros de Indias del siglo XVI, que hacían el Camino Real desde Buenos Aires a Potosí, la mencionan en sus escritos.

A raíz de los estudios que encarara allí con otros científicos de la Universidad Nacional de Salta, La Plata y el Museo Antropológico de Salta, entre ellos Mirta Santoni, Néstor Homero Palma, Graciela Torres, Damiana Curzio, Silvia Soria, Erica Schneider, Mabel Mamaní, María Claudia Zubelza, Fernanda V. López, Gabriela Cano, Andrés Zarankin, Enzo Federico Viveros, Antonio E. Mercado, Carlos A. Calzadilla y Jorge E. Cabral Ortiz, se hicieron los primeros y valiosos descubrimientos. Ello se realizó en el marco del proyecto de investigación "Arqueología prehistórica e histórica del extremo Sudoccidental del Chaco y vertiente de las Sierras Subandinas", el cual fue institucionalizado mediante un convenio celebrado con la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia de Salta. Fruto de esas investigaciones fue la publicación del libro: Tomasini, A. y Alonso, R.N., 2000. Esteco, el viejo (1566-1609). ISBN 987-542-020-4, 116 p. Ed. Gofica. Salta. Asimismo en 2004, Tomasini junto a Damiana Curzio y Silvia Soria publicaron "Arqueología Histórica del extremo Sudoccidental del Chaco y vertiente oriental de las Sierras Subandinas: Nuestra Señora de Talavera (1566-1609)" (véase: Publicación de la Escuela de Historia de la Facultad de Humanidades de la UNSa, Año 3, Vol. 1, N§ 3, 2004, Salta).

 En largas campañas anuales, permaneciendo semanas enteras en el campo, fue lentamente develando el misterio de la ubicación de aquellas 49 manzanas que figuraban en un mapa de Indias rescatado en España por José Torre Revello. A los efectos de plasmar ese esfuerzo publicó un libro sobre la segunda ciudad de Esteco o Esteco II (véase: Tomasini Juan Alfredo, 2008. Esteco el nuevo. Ediciones Al Margen, ISBN: 978-987-618-040-5, 143 p., Buenos Aires). 
Luego llegaría el hallazgo del fuerte, la plaza principal y la iglesia mayor, junto a una gran cantidad de exhumaciones de cerámica, loza, metales varios, balas de arcabuces y cañones, medallas y otros objetos que lo mantenían expectante. En el ínterin quiso hacer conocer las viejas ciudades coloniales, especialmente aquellas fundadas a lo largo del río Pasaje o Juramento. Fue así que dio a conocer el libro: Tomasini, A. y Alonso, R.N., 2012. La Frontera de Salta en tiempos del Coloniaje. Mundo Gráfico Salta Editorial, Prólogos de Gregorio Caro Figueroa y Mirta Santoni. ISBN 978-987-1618-96-5, 208 p. Salta. Dicho libro, agotado, fue declarado de interés provincial por el Gobierno de la Provincia de Salta (Decreto 3859/12 del 19-12-2012).
A su paso por Salta, Tomasini supo granjearse la amistad de numerosas personas con las cuales estableció un fuerte vínculo humano y afectivo, entre ellas Néstor H. Palma, Graciela Torres, Juan Carlos Bernasconi, Mirta Santoni, Graciela Walter, Damiana Curzio, Alicia Palacio, Damián Coronel, Ana Paula Porterie, Julia Simioli, María José Barazzutti, Pablo Flores, Belén Velardez Frecia, Eduardo Poma, José Poma, Horacio Thomas, Helua Hatti, Sonia Diez Gómez, Francisco Reinoso, Miguel Reinoso, Samuel Reinoso, Adrián Quiroga, Raquel Arias y familia, Policarpo Fernández, así como autoridades ejecutivas y legislativas de Metán y Río Piedras. En los últimos tiempos mencionó que se encontraba entusiasmado en una reinterpretación de la obra del escritor colonial del siglo XVIII, Filiberto de Mena. Ese y otros esfuerzos quedaron truncos con su fallecimiento. Esperamos que su obra, como la semilla bíblica, se continúe con sus discípulos y permanezca en el tiempo para acrecentar el valioso patrimonio natural y cultural de la provincia de Salta.

Otras Columnas...


Por Ricardo Alonso

Azogue, llimpi o mercurio

Por Ricardo Alonso

Las mujeres y la ciencia

Por Ricardo Alonso

Los bloques erráticos

Por Ricardo Alonso

El nuevo mineral: omariniíta